Se aclara (poco a poco) ‘robo’ de más de $5.500 millones en postclausura de Henequén

Para quienes conocen la noticia es suficientemente claro: si la autoridad ambiental no tiene dudas de que el Distrito de Cartagena incumplió su deber de realizar las obras de clausura y postclausura del relleno sanitario de Henequén, los entes de control no deberían tenerla para establecer -entonces – que los $5.529 millones pagados por la Alcaldía para tales obras se ‘evaporaron’ por chimeneas inexistencias o se ‘diluyeron’ entre los lixiviados que corren por tuberías y pondajes que jamás fueron construidas.

Si la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique -Cardique – le impuso al Distrito una multa de $6.269 millones por no realizar aún las obras a que sigue obligado, la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía, en cuyos anaqueles reposan varias quejas y denuncias sobre el caso, deberían proceder en consecuencia y mostrar prontos resultados.

En abril de 2016, en declaraciones a Revista Metro, el exconcejal César Anaya Cuesta lo denunció de forma tajante. “Los más de $5.500 millones pagados por el gobierno anterior dizque para la postclausura del relleno (de Henequén) se los robaron”, fue su enérgica declaración. “Puede ponerlo así como lo digo”, le pidió a este reportero; “esa plata se la robaron; yo lo puedo decir ante cualquier autoridad u órgano de control; de hecho, ya he puesto las respectivas denuncias. No hay dudas de que hay un detrimento patrimonial, un daño ambiental, un daño social y un robo descarado”.

Pero, tan grave como el presunto robo de recursos públicos es la afectación ambiental producida. Para Anaya Cuesta, quien en varias ocasiones ha realizado interventorías al servicio de aseo en Cartagena, “lo más grave es que por unos trabajos mal hechos convirtieron el antiguo relleno en una verdadera bomba de tiempo; y no quiero ser alarmista, pero el hecho es que, por la acumulación de gases, podría haber una desestabiliación de la masa y una gran explosión” (leer ‘El basurero de Henequén, una bomba de tiempo y un ejemplo de corrupción’).

Finalmente, Cardique le dio la razón al denunciante. Para la autoridad ambiental, “debido al cierre de los pondajes (piscinas para almacenamiento de lixiviados) con material del sitio o zahorra y la demolición de la caseta de bombeo, actualmente el relleno no cuenta con un sistema para el manejo de los lixiviados que se siguen generando por la descomposición propia de los residuos”, lo cual, como dijera Anaya, es una verdadera bomba de tiempo. “Al momento de las visitas técnicas se pudo observar que la tubería de conducción de lixiviados hacia la zona de pondajes se encuentra rota, ocasionando el vertimiento directo del lixiviado en el suelo y su flujo hacia un humedal localizado en la parte posterior del predio”, señala la corporación.

César Anaya (de rojo), pone al tanto al alcalde Manolo Duque y a la directora del EPA, María Angélica García, de la situación en Henequén.

Ya en abril del año pasado, luego de varias visitas técnicas, Cardique había establecido que la acumulación de gases podría causar una desestabilización de la masa y una gran explosión. Para los funcionarios de Cardique era evidente que las obras realizadas por el gobierno anterior “están generando afectaciones ambientales por manejo inadecuado de lixiviados y gases”, por lo cual se ordenó la suspensión inmediata de las actividades que se estuvieran desarrollando en el lugar y compulsó copias de la respectiva resolución y sus documentos de soporte, para que adelanten las investigaciones correspondientes, a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría Agraria y Ambiental de Cartagena (leer ‘Relleno de Henequén, también ejemplo de uno de los problemas más urgentes que deberá resolver el alcalde’).

Funcionario de Cardique durante una visita al antiguo relleno sanitario de Henequén.

En esta oportunidad, 16 meses después, el director de Cardique, Olaff Puello Castillo, al anunciar la millonaria multa, manifestó que “la comunidad que reside en la zona aledaña al relleno, desde el 2001, viene siendo afectada por los impactos generados en el área por malos olores, lixiviados y la presencia de gases acumulados en la masa de residuos dispuestos, que pueden ocasionar riesgos e la salud y una calamidad pública”.

De acuerdo con el funcionario, la entidad a su cargo ha hecho seguimientos ambientales permanentes “en los que se han podido evidenciar los continuos incumplimientos en la realización de las obras para la adecuada clausura y postclausura del relleno sanitario de Henequén”, por lo que hizo un llamado al Distrito “para que controle el ingreso de particulares que realizan diversas actividades ajenas a la naturaleza de ese sitio, pues debido al estado de abandono en que se encuentra ha generado un problema de inseguridad en la zona”.

Para determinar el monto de la sanción, Cardique tuvo en cuenta que el Distrito ha incumplido reiteradas veces el Reglamento Técnico del Sector de Agua Potable y Saneamiento Básico -RAS, lo cual ha ocasionado una grave contaminación del suelo, del aire, de las aguas subterráneas y superficiales y de la fauna y la flora, “por el mal manejo del lixiviado y las emisiones incontroladas a la atmosfera de gases, producto de la descomposición de los residuos y los vertimientos”.

Además, durante las últimas inspecciones realizadas por el personal de Cardique se encontró que la entrada al relleno sanitario de Henequén no cuenta con los controles físicos para regular el acceso a las personas que circulan por la zona, razón por la cual se observaron vecinos del sector atravesando el área donde se encuentran dispuestos los residuos.

Contexto:

– Hallazgo sobre comisión de éxito, apenas la primera perla de un rosario de irregularidades

– La Contraloría General realizará un control excepcional al gobierno de Dionisio Vélez

– Con un informe de Funcicar como prueba, la Fiscalía deberá investigar irregularidades en unas obras civiles

– El basurero de Henequén, una bomba de tiempo y un ejemplo de corrupción

– Por prorrogar contrato con Acuacar a seis años de su vencimiento, solicitan a los órganos de control investigar al alcalde de Cartagena

– Relleno de Henequén, también ejemplo de uno de los problemas más urgentes que deberá resolver el alcalde

– Lupa a obras del ‘Ahora Sí’, Concejo realizará debate de control político

– Denuncian otro regalo a una firma barranquillera: la vuelven a contratar para que diligencia ante la banca un préstamo que está completamente garantizado

– El Observatorio a la Transparencia en la Contratación Estatal sigue encontrando irregularidades

– Al tiempo que el Concejo, casi en pleno, respaldó la prórroga con Acuacar, en la PNG fue interpuesta una queja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial