‘La Amargura’ de los cartageneros

Por Víctor Gómez Cajar *

En la Cartagena turística, colonial y amurallada existe una peculiar calle – callejón llamada ‘Calle de la Amargura’, tristemente célebre. Cuenta la historia que recibió su nombre porque el 17 de junio de 1626 se llevó a cabo en esta ciudad el segundo ‘Auto de Fe’ organizado por el Tribunal de la Inquisición, y en esa calle se realizaron parte de las actividades de ese evento.

Esa ‘Amargura’, por lo visto, parece haberse impregnado en los ciudadanos y en las instituciones de la ciudad. Hoy vemos con desasosiego que un alcalde, una contralora, un poderoso particular y casi que un Concejo en pleno están en el ojo de la justicia. Y al margen de cualquier consideración y de cuáles puedan ser las razones de esa tragedia, es claro que la crisis político-administrativa que padece Cartagena es grave y no tiene antecedente alguno.

En mi recorrido por la ‘Calle de la Amargura’ vi cómo la ciudadanía tiene una ‘amargura’ por sus políticos, aunque esa amargura se olvide en cada elección por un billete; vi cómo hay ‘amargura’ en las instituciones, que han sido cooptadas por la inoperancia de muchos funcionarios; vi la ‘amargura’ de las autoridades, que reprimen más al vendedor ambulante que a los invasores de cuello blanco y a los delincuentes en los barrios; vi la ‘amargura’ de los que siempre se reparten el pastel de la burocracia, pero a los que esta vez no les tocó mucho; vi la ‘amargura’ del que camina a pie al tener que toparse con una ciudad que parece haberse detenido en el tiempo; vi la ‘amargura’ de un sistema electoral que privilegia la plutocracia por encima de las ideas; vi la ‘amargura’ de los que destilan odios porque el otro está en desgracia…

Pero en medio de tanta ‘amargura’, vi una #CiudadaníaActiva qua aún tiene claro que vale la pena luchar por Cartagena, que sí es posible hacer una política diáfana y honesta, que si nos unimos vamos a vencer a los corruptos, ¡que vale la pena soñar porque unidos sí es posible!

Posdata: En la otra Cartagena existen numerosas calles con nombres igual de pintorescos, verbigracia: Sal si puedes, El hoyo, El guarapero, etc., etc. Son calles populares como la de ‘La Amargura’, pero conocidas por pocos.

* Administrador de Empresas, estudiante de Derecho y activista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial