Crece número de edificios con licencias falsas; dueños de apartamentos, en problemas

 .

No solo los propietarios de los apartamentos del edificio Portales Blas de Lezo I podrían perder su propiedad ya que, en concepto del entonces superintendente de Notariado y Registro (e), Jairo Mesa Guerra, “son personas que están ocupando de manera ilegal un edificio que no cumple con las normas de construcción y que se puede desplomar” (leer ‘El caso de Portales de Blas de Lezo, una perla más de un largo rosario de irregularidades‘).

De acuerdo con Mesa Guerra (quien renunció a su cargo una vez fue nombrada en propiedad la abogada Juana Bazán Achury), también los dueños de los apartamentos de otros catorce apartamentos construídos por Wilfran Quiroz Ruíz y/o María de las Nieves Quiroz Ruíz estarán en serios problemas cuando la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos comience “a iniciar las actuaciones administrativas, con el consecuente bloqueo de los folios”, tal como solicitó formalmente la correspondiente Superintendencia.

En todos los 15 casos: los 14 nuevos y el del ya mencionado Portales de Blas de Lezo I, las licencias registradas a favor de los Quiroz Ruíz, y con las cuales se pudieron protocolizar los respectivos reglamentos de propiedad horizontal, son falsas como un billete de cuarenta pesos.

Lo que la Superintendencia de Notariado y Registro pudo determinar es que las 15 licencias falsas entregadas a las diferentes Notarías fueron mañosamente ‘montadas’ sobre sendas licencias reales, debidamente expedidas por las correspondientes Curadurías Urbanas.

Por ejemplo, en el caso del edificio Portales de Blas de Lezo I, gemelo del desplomado Portales de Blas de Lezo – II, la licencia presentada para protolizar ante la Notaría Séptima de Cartagena su reglamento de propiedad horizontal es la número 0081 del 7 de julio de 2016, expedida por la Curaduría Urbana No. 2 a favor de Wilfran Quiroz Ruiz.

No obstante, el entonces superintendente (e) pudo constatar que la Resolución 0081 de la Curaduría No. 2 está fechada el 4 de abril de 2016 y figura a nombre de Zoila Salinas de Olivo.

E igual ocurre en los restantes 14 casos. En todos ellos, de acuerdo con los resultados de las indagaciones ordenas por Mesa, las falsas licencias están a nombre de los Quiroz, y las verdaderas a nombre de personas distintas y expedidas en fechas diferentes aunque con el mismo número.

De la lista de construcciones con licencias falsas, ya en poder de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos, llama la atención que las únicas construidas en los últimos dos años hayan sido los gemelos Portales de Blas de Lezo – I y Portales de Blas de Lezo – II.

Las restantes provienen, dos del año 2010; tres del 2011; cuatro del 2012; dos del 2013; dos del 2014 y dos del 2015.

Entre los edificios relacionados en una ‘matriz de licencias falsas’ fechada el 18 de julio de 2017, que hace parte integral de las investigaciones adelantadas por la Superintendencia, se encuentran Edificio Brisas de Los Alpes, Edificio El Campestre, Edificio Brisas de Blas de Lezo, Edificio Villa Mary de Blas de Lezo, Edificio Marsella de Chipre, Edificio Alpes 31, Edificio Portales de Los Caracoles, Edificio Villa Natalia II de Nueva Granada, Edificio Villa Country del Parque Residencial El Country, Urbanización Villa Victoria de Ternera, Edificio Villa Sofy, Urbanización Villas de la Victoria y Edificio Villa Mary de El Recreo.

“De acuerdo a la situación mencionada, podríamos estar frente a un caso de Falsedad Material en Documento Público, cuyo registro y publicidad modifica, aparentemente, la situación jurídica de los inmuebles, impidiendo que los folios reflejen el verdadero y real estado de los mismos, por lo que resulta necesaria la corrección de las anotaciones donde se encuentren inscritos”, señala el entonces superintendente (e) en un oficio dirigido a Maydinayiber Mayrán Urueña Anturi, la directora de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cartagena.

Para Mesa Guerra, se trata de hechos sumanente graves, que obligan a tomar decisiones administrativas en algunos casos dolorosas, para lo cual en primer lugar hay que evaluar cuáles de las construcciones ilegales cumplen las normas urbanísticas y de sismo resistencia y cuáles no.

En el primer caso, su concepto es que podrían otorgarles las licencias, pero en el segundo los ocupantes de los apartamentos, por su propia seguridad, deberían desalojar sus apartamentos.

Sobre el caso, Mesa, poco antes de dejar el cargo, en diálogo con Revista Metro, anunció que pondría en conocimiento del alcalde (e) Sergio Londoño Zurek los hechos descubiertos.

En una posterior entrevista con el exfuncionario, Mesa indicó que la carta a Londoño, con los anexos pertinentes, fue oportunamente enviada.

Investigaciones, ¿a la Procuraduría?

Ppco antes de dejar el cargo, el entonces superintendente anunció que, cumpliendo su deber, interpondría las acciones pertinentes ante los órganos de control.

Poco antes de publicarse esta nota, Revista Metro contactó a Mesa y le preguntó sobre el tema. “Hoy se instaura la queja disciplinaria respectiva”, fue su inmediata respuesta.

Al margen de lo que desde el ente nacional se haya hecho o vaya a hacerse en esa materia, se supo que los miembros de la Corporación Cartagena Visible interpondrán una queja ante la Procuraduría General de la Nación, en principio, contra los notarios que protocolizaron reglamentos de propiedad horizontal sin constatar, como era su deber, la legalidad de las licencias presentadas.

Contexto:
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial