¿Espectáculo o justicia?

Por Anthony Sampayo Molina *

Ya casi se torna arcaico el llamado de los penalistas para que la fiscalía merme su afán mediático y adecúe su actuar a los principios que desde el año 2004 el legislador introdujo en el nuevo sistema penal colombiano con tendencia acusatoria.

Fuimos testigos de cómo en los inicios del entonces nuevo sistema de enjuiciamiento criminal, tal vez emocionados por estrenar un procedimiento parecido al que veíamos en las películas norteamericanas, se tenían muy presentes los principios estructurales de este, pero con el paso del tiempo, a través de justificaciones cada vez más reforzadas, fueron, principalmente por el camino de la interpretación, adaptándolos a una realidad que poco a poco los hacía impopulares pero principalmente por la incapacidad del Estado en cumplir con sus deberes conforme a lo manda la Constitución, y ello no se dijo.

Un ejemplo de lo anterior es lo que sucede con las órdenes de captura, a pesar de haberse introducido al país un sistema penal en que la privación preventiva de la libertad resulta algo supremamente excepcional. La incapacidad del Estado en realizar un juicio célere,  lo fue obligando poco a poco acudir a las capturas innecesarias solo con el fin de aparentar una supuesta eficacia en su tarea de luchar contra la criminalidad.

Si bien por lo mediático del asunto se ha propagado la circunstancia en que se produjo la captura del alcalde Manolo Duque y de otros funcionarios, lo cierto es que los argumentos de su abogado defensor para solicitar una ilegalidad de la misma es un clamor casi que diario de los que como defensores participamos en el proceso penal.

Aquella práctica de acudir a jueces de municipios recónditos, totalmente ajenos al contexto en que se desarrolla una realidad, para pedirles y mostrarles como necesaria expedir una orden de captura para alguien que siempre ha estado presto a comparecer y que siendo conocedor del proceso que se sigue en su contra se muestra en constante comunicación con la Fiscalía para hacerle frente a su situación, no puede ser catalogada como otra cosa distinta a un abuso en las facultades que la Ley ha otorgado.

Como hemos hablado de contexto resulta pertinente ubicar a los que no dominan el tema dentro del mismo. Una orden de captura siempre debe tener unos motivos y una finalidad específica. La mayoría de las veces esta responde a la necesidad de hacer comparecer a la persona a la audiencia de imputación que la Fiscalía convocó y que se llevará a cabo ante un juez de control de garantía.

Entonces…, si determinada persona siempre ha estado presente y activo en el curso de la investigación, ha manifestado y ha demostrado su disposición de enfrentar su situación penal, ¿qué sentido tiene que, con la parafernalia conocida, se monte un espectáculo de captura en sitio público, con el propósito de hacer comparecer a una persona a una audiencia a la que siempre se ha mostrado presto a comparecer?

Es que recordemos que en el caso del alcalde y demás funcionarios ellos no estaban huyendo, ni se desconocías sus paraderos; eran personas que todo el mundo sabía dónde estaban, y resulta sumamente improbable que decidan dejar por siempre toda una vida atrás para hacerle el quite a la justicia y convertirse en prófugos. Entonces, ¿qué propósito real tienen dichas capturas? Pues simplemente el afán mediático y el show. ¿Por qué? Porque la incapacidad que ha mostrado el Estado para administrar justicia de manera pronta ha sido grande, y la única forma de mostrar eficacia en dicha labor ha sido el privar a las personas de su libertad desde el inicio de un proceso sin ni siquiera haberlas vencido en juicio y gozando en consecuencia de la presunción de inocencia.

Esto la sociedad debe dejar de abordarlo como un tema político y asimilarlo como un real problema estructural del sistema, ya que si bien hoy le pasa al alcalde Manolo Duque, y ayer le pasó a alguien distinto, mañana puede pasarle a usted. Entonces, ¿de qué vale el que una persona, a diferencia de otras, siempre se muestre colaboradora con la administración de justicia si en un momento dado va a ser tratado como cualquier delincuente prófugo y reacio con el proceso?

Y es que hay que hacer una precisión adicional: cuando a una persona no se le captura sino que se le cita a una audiencia de imputación, ello no quiere decir que esa persona va a salir caminando para su casa una vez culminada la misma, ya que puede la Fiscalía, si así lo considera, solicitar luego de la misma o con posterioridad una imposición de medida de aseguramiento preventiva y, ahí sí, en dicha audiencia se debatirá frente al juez la urgencia y la necesidad de la misma, siendo este juez de garantías constitucionales quien al final decidirá si la misma es procedente o no. Pero ahí sí, ajustado a la ley y sobre todo respetando el derecho de defensa. Porque ese es otro aspecto que muchos desconocen: cuando a una persona se le captura por orden escrita, la defensa esta maniatada casi que en un 100% para controvertir dicha orden, limitándose simplemente a aspectos formales de competencia, vigencia, identidad, etc., pero no le es permitido controvertir los argumentos que en una audiencia previa de carácter reservada entre el fiscal y un juez fueron esbozados y resultó con la expedición de la orden.

A pesar de que somos nuevos en esto del sistema acusatorio sí hay muchos aspectos que toca entrar a revaluar; por ejemplo, este de las órdenes de captura, cuyos efectos nocivos incluso van más allá de una vergüenza pública; interfiere con un eficaz ejercicio del derecho de defensa ya que obliga a los abogados a tratar de controvertir en un par de horas lo que en la mayoría de los casos le ha tomado años a la Fiscalía.

Son mucha las quejas de la sociedad por las multimillonarias demandas contra el Estado, pero lo que no se le dice a esa sociedad, que con razón se duele de esa pérdida de sus dineros por pago a particulares, es que el responsable de esas sanciones es el propio Estado por su actuar de forma abusiva e innecesaria en contra de sus asociados.

* Abogado Especialista en Derecho Penal y Criminología

 

7 Comments

  1. Tahiz Romero dice:

    Excelente articulo. Vivimos en zozobra ya que tal como lo menciona el Dr. Sampayo, puede pasarle a cualquiera. Hay que hacer un pare ya.

  2. Efren dice:

    ¡Esto es la Justicia Mediatica!!… pero poco efectiva. Lo mas probable es que queden en libertad y demanden el Estado por el abuso!!

  3. Fernando marimon romero dice:

    ¿Ha pensado ud. Dr.en el siguientes escenario: cualquier (digo: cualquier indiciado) persona, en esas condiciones de disponibilidad para comparecer a que usted se refiere, es convocada, y efectivamente voluntariamente concurre, a audiencia de imputación e imposición de medida, o no, de aseguramiento. Cuando la fiscalía presente el material probatorio, ponga usted desde la primera audiencia, y luego en la segunda, si a ella hubiere lugar. El o los apoderados evalúan, ponderan y saben cuando las cosas van para medida de aseguramiento!!! Cree usted, Dr, que deberán presentar a sus clientes a sabiendas de que lo que se viene es una intramural? No cree ud. que La fiscalía, ex ante, sabe que lo que tiene va para intramural, quienes no saben son los procesados y sus apoderados, por eso solictan órdenes de captura. No todo es nomoarquica, principialística, tambien es pragmatismo. En cuanto a lo de Usiacurí, el mensaje no puede ser más claro por mucho que nuestra ciudad ni quiera leerlo: El Fiscal General de la Nación no dijo a los cartageneros que tenemos una justicia cooptada por el crimen. Por eso a las capturas de Manolo le precedieron las de unos funcionarios judiciales. Bendiciones.

  4. Fenomenoide dice:

    Improbable que huya según quien? Segun tu manolismo? Quirn garantiza que despues de tener la prueba reina una persona no esté tentada a huir? Tù? Apostarias tu tarjeta profesional a ello? Pongamos en conocimiento que paso con el ex ministro de Agricultura, Andres Felipe Arias. Fallo a alguna diligencia judicial?. Entonces no nos quiera meter los dedos en la boca que casos asi hay miles.

  5. lewis caraballo torres dice:

    Excelente articulo Dr y no solo esos temas hay muchos mas relacionados, como las bandas de abogados penalistas reconocidos que se prestan para esos shows con su actitud indolente e inhumanos solo pensando en lucrarse y lacayos de los políticos. Hay que hacer que la acción de repetición sea obligatoria a ver si así se abstienen de esos shows mediáticos. A mi personalmente me tienen en el limbo hace 5 años y medio violandome al derecho fundamental de presunción de inocencia y todo lo que a afectado a mi Flia. Lo que hay violaciones a mis derechos fundamentales a tutiplen pero como no hacen las audiencias por una razón u otra, las normas están escritas y las estrategias reinando. Que tristeza. Por favor lis que pueden hagan algo.

  6. Jose luis juliao blanco dice:

    Todo basado en la maldad mediante el poder todos sabemos cuales son los motivos para que actuaran de esa forma
    Manolo inocente Dios tendra su ultima palabra

  7. Pedro Gutierrez dice:

    No considero sea el objeto de análisis el como se lleva a cabo una orden de captura, que si es un show mediático o no en realidad no es el problema, la verdadera situación que merece un análisis es la gobernabilidad en nuestra ciudad, la que considero se encuentra en crisis, no hoy, es un tema que venimos tratando hace mucho tiempo atrás, y que increíblemente no cambia, son muchos los escándalos de corrupción que aquejan la política local, y es evidente que esto no es un mito en nuestra ciudad, es una realidad fehaciente, no es mas ver las estadísticas de desempleo, de pobreza, de educación, todo esta en crisis, siendo una de las ciudades mas importantes de Colombia, por su ubicación estratégica, su riqueza colonial que atrae gran numero de turistas extranjeros, no puede ser que existan zonas tan deprimidas y lo peor que la pobreza sea en un indice altísimo para esta ciudad, la realidad se muestra en cifras, por ello según el análisis del Departamento Nacional de Planeacion (DNP) “La pobreza monetaria de Cartagena es la segunda más alta entre las principales ciudades del país, la primera es Quibdó, en el Chocó”, no señores, no pretendan meterme el dedo en la boca, es evidente que nuestros gobernantes no están haciendo lo que deberían hacer, y es defender los intereses públicos de un pueblo con hambre, claro cada que llega uno encuentra la forma de desangrar al distrito y velar por los intereses de unos pocos, a lo que los cartageneros decimos NO MAS, se acabo, no aguantamos mas, no soy defensor, tampoco mi trabajo es juzgar a Manolo, pero de hallarse culpable debe ser juzgado con todo el peso de la ley, y que esto sirva como precedente para todo aquel que pretenda llegar a tal poder para desangrar a un pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial