Niño mete en cintura a empresarios de la industria para adultos

Por definición legal, un evento que para su desarrollo requiera publicidad, ya sea en medios formales o mediante redes sociales, que involucre un número copioso de público y que se piense realizar en lugares abiertos (para el caso de Cartagena parques, plazas, plazoletas u otros sitios a los cuales pueda tener acceso cualquier ciudadano, como sus baluartes o cuerpos de agua), es considerado público, y por tanto debe contar con el debido permiso de las autoridades locales.

Así lo determina de manera taxativa el Acuerdo 024 de 2004, que en su Artículo 67 establece perentoriamente que “todos los espectáculos públicos para su realización deben contar con el respectivo permiso otorgado por la Secretaría del Interior y Convivencia Ciudadana del Distrito”.

No obstante, un congreso de la industria porno denominado ‘Latin America Adult Business Expo’ -LalExpo – que, como señaló el secretario del Interior y Convivencia Ciudadana del Distrito, Fernando Niño Mendoza, “tiene publicidad y está sacando comunicaciones a través de las redes en las que invitan al público a que asista”, y que “además, a través de Facebook e internet, tiene inscripciones abiertas para que cualquier persona pueda asistir y que está usando zonas públicas para tomar fotografías y realizar actividades relacionadas con la llamada industria del entretenimiento”, comenzó a realizarse en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias sin contar con el permiso requerido.

Por ello, prácticamente a la fuerza; imponiendo su autoridad con el respaldo de la Policía Metropolitana, el secretario del Interior impidió el ingreso de público al LalExpo y logró que el evento no continuara realizándose.

El personero William Matson durante el LalExpo, en el Centro de Convenciones.

Y ello, aunque sus organizadores insistieran en todo momento que se trataba de un evento estrictamente privado y por ello arrancaron sus actividades; a pesar de contar con el inopinado respaldo del personero del Distrito, William Matson Ospino, quien asistió al acto y se hizo fotografiar con los promotores del congreso porno; y no obstante que la administración del Centro de Convenciones desatendió el requerimiento del Distrito “en el sentido de no permitir la realización del evento (…), por cuanto no cuenta con los permisos requeridos por el ordenamiento jurídico vigente, so pena de la apertura de procedimientos de ley que impliquen la imposición de sanciones previstas para el efecto, así como la configuración del desacato a orden judicial(leer Carta de Fernando Niño al CCC).

La decisión de impedir a toda costa que se realizara en Cartagena un evento público sin el debido permiso ya había sido advertida por el funcionario desde la noche anterior, cuando declaró que “mañana, la Secretaria del Interior impedirá que se realice este evento que no cuenta con permiso y que también se le dé cumplimiento a los fallos de las tutelas, por lo cual tendremos el apoyo de unidades de Policía si llega a ser necesario”.

Los fallos de los jueces

Las sentencias a las cuales hizo referencias Fernando Niño son las del juez Primero Civil del Circuito de Cartagena y el Tercero Laboral del Distrito Judicial, para quienes la decisión del Distrito de no autorizar permisos para la realización de congresos porno en la Ciudad Heroica no significaba una violación a los derechos fundamentales de los accionantes de sendas acciones de tutela: la actriz y modelo Sharon Torres López y el gerente general del congreso, Richard Bedoya Joseph (leer ‘”Ni la Alcaldía ni la Gobernación vulneran derecho de promotores de Lal Expo”: jueces’).

La oposición del alcalde y el gobernador

El pasado 9 de mayo, en varias publicaciones en su cuenta en Twitter, el alcalde de Cartagena, Manolo Duque Vásquez, al enterarse que se estaba anunciando la realización de un congreso porno en la ciudad, manifestó que “Cartagena es nuestra casa; no permitiremos la realización de eventos que atenten contra nuestros valores; ante todo el respeto al cartagenero, nuestros hijos, a la familia; hay eventos que no queremos en la ciudad; por encima de sus organizadores y clientes están nuestras familias y nuestros valores”.

“Estamos haciendo grandes esfuerzos por combatir flagelos como explotación sexual, prostitución y abuso de menores. Cartagena no es destino para la industria porno. Eventos como este no nos ayudan en esta lucha”, fue el argumento que esgrimiría después Duque Vásquez para explicar el sentido de sus trinos.

Con el mandatario de los cartageneros estuvo de acuerdo el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, quien manifestó también su “rechazo al congreso de la industria pornográfica que se pretende hacer en Cartagena. Por el bienestar de la ciudad que ha cargado mucho tiempo con la problemática del turismo sexual, por el buen nombre de los ciudadanos y especialmente por la protección de los niños y adolescentes que han sido abusados sexualmente”.

En declaraciones a varios medios de comunicación, el mandatario de los bolivarenses reiteró su “rechazo al encuentro que la industria pornográfica intenta realizar en Cartagena; desde el ‘Bolívar Sí Avanza’ somos coherentes con nuestra responsabilidad de proteger a los niños y adolescentes; este nuevo mercado que intenta llegar no es conveniente para la capital de Bolívar”.

La posición del personero

El personero William Matson y el gerente de LalExpo, Richard Bedoya

Contrario a lo que sobre el congreso de la industria para adultos piensan Duque y Turbay, el personero de Cartagena, William Matson, ha defendido la tesis de que prohibir eventos de cualquier naturaleza “entraría a violar el derecho a la intimidad y el de libre desarrollo de la personalidad de sus asistentes y organizadores”.

De acuerdo con lo expresado también el 9 de mayo por el representante del Ministerio Público, él no está de acuerdo “con este tipo de eventos (…) porque los considero contrarios a la moral y a las buenas costumbres, sin embargo, en Colombia existe un ordenamiento jurídico (…) que debe ser respetado por todos los servidores públicos y por los particulares (…) donde está el del libre desarrollo de la personalidad y el derecho a la intimidad” (leer ‘La Alcaldía no prestará el Centro Histórico para promover la industria de la pornografía’).

Matson, como se dijo, estuvo en varios actos del congreso y posó para unas fotos con sus organizadores, entre ellos el gerente de LalExpo, Richard Bedoya.

Contexto: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial