La escuela de los cínicos

diana-mtz2Por Diana Martínez Berrocal *

La denominada ‘escuela de los cínicos’ fue una corriente filosófica de la antigua Grecia fundada por Anistenes de Atenas, cuyo pensamiento consistía en llevar una vida de sencillez, con un marcado desprecio por las cosas materiales, sustentado en que todo lo que necesitaba el hombre para ser feliz se encontraba en su propio ser.

Un siglo después, el concepto de ‘cínico’ cambió completamente de sentido, tanto, que se fue hacia el otro extremo, al peyorativo, denotando ahora a una persona de comportamiento amoral y desvergonzado, que miente con descaro utilizando argumentos convincentes, sumado a su capacidad retórica e intelectual.

Yo no sé quien fundó la ‘escuela de los cínicos’ en Colombia pero hoy tenemos unos claros exponentes de esta corriente: un zar anticorrupción condenado por corrupción, un procurador más moralista que el Papa destituido por comprar su reelección, los del cartel de Odebrecht, de Reficar, un secretario de seguridad condenado por favorecer estructuras criminales, un contralor capturado por utilizar un hospital público para embellecerse él y toda su familia a punta de cirugías plásticas (cuando muchas personas que no tienen ni para una aspirina llevan años rogando la orden para un examen).

En fin, contrario al pensamiento de la escuela griega, la escuela de los cínicos’ en Colombia se sustenta en una marcada ambición por los bienes materiales, en un constante saqueo de los dineros públicos a punta de coimas, cohechos, sobornos y tráfico de influencias para enriquecerse de manera desmedida; y en caso de verse involucrados en algún escándalo, los ‘cínicos’ posan frente a los medios con la cara bien puesta, el nudo de su corbata perfectamente ajustado y, con una sobriedad increíble, nos dicen: “Fue a mis espaldas”. “Me acabo de enterar”. “Me traicionaron”. “Me fue infiel”.

Aquí nadie asume responsabilidades; aquí la corrupción se nos metió hasta los tuétanos, han hecho del erario una piñata, son verdaderamente cínicos, amorales; sin el más mínimo reato de conciencia se comen un muerto y no lo eructan; dan cátedra de moralidad y censuran la falta de honestidad, además, tienen el descaro de rasgarse las vestiduras porque las Farc van a incursionar en la política (al menos todos sabemos que los miembros de las Farc son unos bandidos, pero los de esta escuela son unos verdaderos delincuentes disfrazados de impolutos), máxime, cuando la corrupción en Colombia ha cobrado más vidasy más injusticias que todas las balas de la guerra juntas.

El problema no es que estos ‘cínicos’ nos mientan de manera descarada; el problema es que les creemos y, además, los volvemos a elegir.

* Abogada especialista en Derecho Público y en Sociología Política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial