¡¡¡Qué gran oportunidad!!!

Por Germán Fonseca Castillo *

Desde hace algún tiempo en la ciudad es recurrente solicitar el traslado de las dependencias administrativas del Gobierno distrital y departamental a edificaciones mejor dotadas espacial y técnicamente para el desarrollo eficiente de sus importantes labores. A la anterior idea se le suma la de conservar un despacho para el dignatario de turno en el Centro Histórico de modo que sirva para eventos de protocolo en los que se destaque la majestad de ambos entes territoriales dentro del contexto mas apetecido del país. Las dos ideas son perfectamente aplicables. Así lo entendió la Gobernación de Bolívar al trasladar su sede administrativa a Turbaco. Recorrer las dependencias de ese nuevo edificio confirma lo acertado de la acción.

Por parte de la Alcaldía se ha propuesto adelantar un proyeccto en la misma dirección, lo que aplaude la ciudadanía en general. Bien conocido es el hacinamiento en que funcionan algunas Secretarías, la dispersión de muchas, las condiciones poco favorables en las que laboran los funcionarios, amén de los abultados gastos en arriendo y servicios que todo lo anterior significa. Bienvenida la iniciativa del señor alcalde Manolo Duque. Por el beneficio de la ciudad todos debemos apoyar el proyecto.

Por conocer los intríngulis del asunto desde la Administración, apoyado en mi condición de arquitecto y saber que el existen herramientas que pueden apalancar el propósito del alcalde, le sugiero aprovechar la oportunidad que se le presenta para pasar a la historia de la ciudad como el mandatario que dio el paso hacia la modernización locativa del Distrito; respetuosamente propongo que:

El nuevo edificio de la Alcaldía debe concentrar todas las Secretarías y organismos distritales con el fin de prestar servicios en un mismo lugar, lo que facilitaría su integración, eficiencia y, sobre todo, permitir a los usuarios adelantar diligencias sin que sea necesario desplazarse a lo largo y ancho de la ciudad, tal como ocurre hoy.

Al estar integradas las diversas dependencias es posible unificar su infrestructura de servicios en asuntos tan vitales como su conectividad, sistemas digitales y la tecnología de punta de última generación. Sustentable, apto para personas con limitaciones de movilidad.

La obra debe ser una lección aplicada de buen urbanismo, de excelente arquitectura, de amabilidad espacial, de reconocimiento ciudadano e identidad de la nuevas generaciones de cartageneros. Debe ser instrumento de refuerzo a nuestra ciudadanía.

Considerando el reconocimiento emblemático de Cartagena, nacional e internacionalmente, el edificio debe ser un hito urbano de carácter icónico. Fácilmente accesible, reconocible por la ciudadanía, de formas vanguardistas que expresen la inserción de la ciudad, guiada por su alcalde, a la modernidad. Bajo ese mismo pensamiento en el mundo se han erigido obras que se convirtieron en símbolo de la ciudad donde se encuentran: la ópera de Sidney, el museo de Bilbao, por ejemplo, para citar solamente dos.

Bajo esos parámetros el alcalde dispone del mecanismo de los CONCURSOS PÚBLICOS DE ARQUITECTURA, mediante el cual puede convocar a los más connotados diseñadores del mundo que se sentirían orgullosos de ganar esa competencia y contar con una obra de tal importancia en uno de los destinos turísticos de mayor renombre mundial. Tremendo honor.

El Decreto presidencial 2326 de 1995 describe los procedimientos para adelantar procesos mediante la modalidad. He sido jurado en varios concursos de arquitectura y urbanismo y doy fe de la excelencia de los procesos, de la claridad y transparencia como se manejan, a más de los resultados incontrovertibles. Los mandatarios que han acogido los concursos públicos reconocen haber tenido a su servicio, a costo irisorrio, lo máximo del pensamiento arquitectónico, tuvieron chance de analizar diversas propuestas con enfoques diferentes, y poder contar con lo mejor según lo determine el jurado calificador que, a su vez, está compuesto por profesionales locales, nacionales e internacionales de las más alta idoneidad.

Para Cartagena es una gran oportunidad. Para nuestro alcalde lo es también. No exagero cuando expongo que el nuevo edificio de la Alcaldía podría ser el ícono que identifique la ciudad del siglo XXI y el mandatario recordado por los años de los años como su gestor.

* Arquitecto restaurador, especialista en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico y actual miembro de la Sociedad de Arquitectos de Colombia; exdirector del Departamento de Valorización y exsecretario de Servicios Administrativos; exdirector de Corvivienda y exsecrecatario de Obras Públicas del Distrito.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial