DISCURSO DEL PRESIDENTE DEL CONCEJO DE CARTAGENA – 1 DE JUNIO DE 2017

Discurso del presidente del H. Concejo de Cartagena, Lewis Montero Polo, durante la instalación de las sesiones ordinarias el 1 de junio de 2017.

Tal como lo manifestó hace unos instantes el señor alcalde encargado, doctor Sergio Londoño Zurek, iniciamos el segundo periodo de sesiones ordinarias de esta corporación edilicia hoy 1 de junio, justamente cuando cartageneros y residentes celebramos el aniversario número 484 de la fundación de nuestra amada Cartagena de Indias.

E iniciamos este periodo en medio de una de las crisis institucionales más graves por las cuales haya atravesado el Distrito en las últimas décadas, no solo porque en estos instantes el alcalde titular se encuentra suspendido por orden de la Procuraduría General de la Nación sino -principalmente – por el ambiente de tristeza e incertidumbre que aún se vive en la ciudad luego del desplome de un edificio en construcción el pasado 27 de abril, que produjo como resultado fatal el fallecimiento de 21 obreros.

Una tristeza que perdurará por siempre, sobre todo por tratarse de una tragedia que, a pesar de lo poco que han podido establecer hasta el momento las autoridades, se considera que pudo evitarse si los constructores hubieran cumplido las debidas normas, y si los funcionarios responsables de la vigilancia y control de las construcciones hubieran actuado con diligencia.

Y una incertidumbre porque, a pesar de tratarse de una tragedia que ocasionó la pérdida de 21 vidas humanas, la percepción que se tiene es que podríamos estar ante un nuevo caso de impunidad o, peor aún, ante una nueva injusticia, y no es ello lo que espera -por lo visto – la opinión pública y no es ello lo que espera este Concejo que representa legítimamente a la comunidad.

Pero en medio de esta crisis, nuestra responsabilidad no puede ser otra que seguir trabajando por solucionar los graves problemas que aquejan a nuestra ciudad.

Como todos sabemos, porque nos afectan de manera directa cada vez con más fuerza, varios de ellos ya no dan espera.

Como usted sabe muy bien, doctor Londoño, desde el inicio de este cuatrienio nuestra corporación edilicia ha acompañado al gobierno de ‘Primero la Gente’ a concretar el impulso de varios macroproyectos, entre ellos el de protección costera y el plan maestro de alcantarillado pluvial, pero también de otras importantes iniciativas para cuya cabal realización requerimos del concurso de todos los estamentos ciudadanos posibles y, de manera muy especial, del apoyo decidido del Gobierno Nacional al cual usted pertenece.

Valoramos que el propio presidente de la República, Juan Manuel Santos, haya dicho que garantiza recursos por el orden de los 100 mil millones de pesos para una de las etapas de la protección costera, pero aún estamos a la espera de conocer otras buenas nuevas, como el apoyo de la Nación a la impostergable solución de otros problemas, como el de las inundaciones en toda la ciudad por falta de un adecuado alcantarillado pluvial y el del riesgo que corren miles de compatriotas por la posibilidad de que se produzca una avalancha en las faldas de La Popa.

Este emblemático cerro, como usted bien sabe, doctor Zurek, a pesar de su exuberante belleza y su condición de invaluable patrimonio histórico, turístico y cultural, atraviesa desde hace décadas por una grave problemática ecológica y social, acrecentada en los últimos meses por la preocupación de los moradores de Las Delicias, La Esperanza, La Quinta, San Francisco y otros barrios, que no duermen porque temen que sobre ellos, en cualquier momento, caiga una lluvia de barro y piedras.

Como sabemos que usted es un hombre soñador, doctor Zurek, permítame revelarle un sueño que muchos cartageneros tenemos, y es que el Cerro de La Popa pueda convertirse en un futuro no lejano en un gran Parque Natural.

Por qué no soñar que hoy, cuando el Destino le ha dado a usted la posibilidad de administrar nuestra amada ciudad, pueda comenzar a gestarse una solución definitiva a los problemas estructurales, ecológicos y medioambientales que padece La Popa de La Galera.

Se nos dirá que es posible que los términos de su encargo no permitan adelantar acciones ambiciosas como esta que proponemos, pero nuestra aspiración es que, como usted ocupa en el Alto Gobierno un importante cargo desde el cual puede seguir promoviendo el desarrollo de nuestra ciudad, su voluntad, su determinación y sus deseos por servirle a Cartagena puedan volver realidad lo que hasta ahora es solo una quimera.

Cartagena es una ciudad querida no solo por los colombianos sino -además – por la comunidad orbital, y bien pudiera usted, como director de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional y como persona con un dinamismo que algunos cartageneros apenas le estamos descubriendo, apostarle a lograr lo que hasta ahora ningún otro había siquiera intentado.

Otros temas de similar interés, claro está, deberán concentrar nuestra atención, de igual manera, durante el periodo de sesiones ordinarias que hoy se inician.

Sabrá usted que un fallo judicial obliga al Distrito a reubicar a los residentes en Marlinda y Villa Gloria, en jurisdicción de La Boquilla, con el fin de evitar una tragedia, dado el nivel de riesgo en que viven, lo cual suma unos dígitos más al ya de por sí alto déficit de unidades habitacionales en Cartagena.

En esta Administración son notorios los avances que ha habido en la búsqueda de solución a tan grave problema, el cual venía creciendo en los últimos años por la precaria atención del Estado a las víctimas del desplazamiento y, últimamente, a los damnificados por sucesivos inviernos.

No obstante ello, la oferta institucional sigue siendo inferior a la demanda ciudadana, y por ello se impone que pensemos en fórmulas extraordinarias, como pudiera ser, por ejemplo, la recuperación de la serie de terrenos de propiedad del Distrito que hoy están siendo usufructuados por particulares, especialmente baldíos urbanos y otros bienes de uso público.

Durante una reciente Administración, según pudimos establecer, se estableció la titularidad de numerosos lotes en cabeza del Distrito, en atención a las leyes y decretos que facultan a Edurbe para titular los terrenos recuperados a través de proyectos de saneamiento y acreencias sedimentarias.

He aquí, señor alcalde encargado, una fórmula que deberíamos explorar dadas las múltiples necesidades que tiene el Distrito en materia financiera para atender la inversión social que requieren nuestras comunidades, especialmente la relacionada con la necesidad de fortalecer aún más, como hemos dicho, las políticas de construcción de vivienda de interés social.

La recuperación de baldíos –además – podría abrir las puertas a la posibilidad de constituir un banco de tierras que responda eficazmente ese sector tan importante.

Pero el de Marlinda y Villa Gloria no es el único caso de un mandato judicial que deberá ser atendido, de manera perentoria, por la Administración del Distrito.

Decenas de casos más penden sobre la cabeza del Ejecutivo como una espada de Damocles, y este Concejo llama su atención, señor alcalde, para que su equipo jurídico no descuide un tema tan importante, con eventuales consecuencias financieras que no quisiéramos ni imaginar.

Nos disponemos –asimismo – a estudiar con la debida atención los proyectos de acuerdo que el Ejecutivo ha anunciado que estará presentado durante el periodo que se inicia.

Sepa, señor alcalde y señores funcionarios, que esta corporación, como siempre, tomará con respecto a ellos la decisión que más convenga a la ciudad en los actuales momentos, siempre en el marco de la Ley y la Constitución y sin ningún tipo de interés distinto al general.

Todos estos propósitos los reiteramos hoy 1 de junio, fecha en la cual Cartagena de Indias conmemora un nuevo aniversario de su fundación, lo cual podría significar –como alguien nos pudiera hacer notar – que se trata de uno de los regalos de cumpleaños que hemos de entregar a nuestra amada patria chica.

Y sí, lo admitimos, de eso se trata. Como siempre hemos dicho: nuestro norte es el desarrollo de la ciudad y el progreso de sus habitantes, y hoy con mayor razón con motivo de un nuevo cumpleaños de nuestra amada Cartagena.

¡Mil gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial