Suspensión, solo ayer, del edificio ‘Transformer’, prueba de la desidia de unos funcionarios

 .

Ayer, siete días después de que colapsara un edificio que se construía sin licencia en el barrio Blas de Lezo, sepultando bajo toneladas de concreto a 21 obreros, fue ordenada la suspensión oficial de la primera obra en la Localidad de la Virgen y Turística, en este caso un verdadero adefesio que venía edificándose, poco a poco, al parecer con retales y sobrantes de otras construcciones, violando claras normas urbanísticas.

El anuncio fue hecho por la Coordinación de Comunicaciones de la Alcaldía de la Localidad Número Dos mediante un breve comunicado de prensa. “Se suspende construcción del llamado ‘Transformer’ en La Boquilla. Sin licencia de construcción y evidentes violaciones a las normas, el alcalde local (…) Gregorio Rico, inspector de Policía de La Boquilla, Lizardo Del Río, y Policía Metropolitana de Cartagena realizan sellamiento oficial de la obra”, fue el lacónico remitido.

La decisión fue tomada cuando, por orden del alcalde Manolo Duque Vásquez, se inspeccionaban las construcciones que se adelantan en Cartagena para determinar si todas cumplen el Plan de Ordenamiento Territorial y las distintas normas urbanísticas y se encontraron con que en dicho corregimiento, sobre una casa de dos pisos, se habían levantado cuatro pisos más sin cumplir con los debidos requisitos, entre ellos contar con la licencia que debe expedir una Curaduría Urbana.

Sobre la determinación del inspector de Policía, el alcalde de la Localidad de la Virgen y Turística, Gregorio Rico, señaló que “ayer notificamos a la inspección que este edificio, que por su particular forma la gente conoce como ‘Transformer’, no tenía ninguna valla ni ninguna notificación, y en mi concepto, que soy ingeniero civil, es una estructura que se ve débil y sin el soporte adecuado”.

De acuerdo con los procedimientos establecidos en la Ley, el propietario de la edificación (al parecer, el abogado Gustavo Sands Martelo) tiene cinco días para notificarse y por sus propios medios y, a sus costas, demoler la edificación. De no hacerlo, la Alcaldía será la que se encargue de realizar la correspondiente demolición.

Para el médico y dirigente cívico Benjamín Luna Gómez, este hecho prueba la desidia de los dos funcionarios: el alcalde de la Localidad, Gregorio Rico, y el inspector de Policía, Lizardo Del Río, ya que, según dijo, “ambos estaban enterados desde hace tiempo de la existencia de ese esperpento, y solo proceden ahora porque el alcalde les ordenó realizar la inspección”.

“Esa construcción la vienen levantando desde hace más de cuatro años, de a poquito, no por ningún ingeniero sino bajo el mando del propietario del inmueble, el abogado Gustavo Sands, y desde entonces he puesto el caso en conocimiento tanto de los inspectores como de los alcaldes locales, pero ellos siempre alegaban que la competencia era de la Oficina de Control Urbano”, manifestó Luna Gómez; “como si el deber de los funcionarios no fuera atender estos casos, al margen de sus atribuciones, informando, eso sí, a quienes tengan directamente la responsabilidad”.

El conocido dirigente, residente en La Boquilla, señaló que “la primera persona a quien informé sobre la gravedad del caso fue a la entonces inspectora Heifer Ortega Leal, hace más de cuatro años, y después al nuevo inspector, Lizardo del Río, y al alcalde Gregorio Rico. Este último no puede alegar que jamás vio ese edificio, construido a todas luces violando todas las normas, cuando él vive en en la misma población, en el edificio Boquilla Marina Club, y es propietario de varios lotes en los alrededores, comprados a nativos para construir en ellos”.

“Le puedo decir algo más”, expresó Luna; “el inspector Del Río fue nombrado hace cerca de dos años como titular, como premio por haber sido quien desalojó a unos nativos frente al Hotel Las Américas, y no es garantía, en mi concepto, para que este caso se desarrolle en el marco de lo debido”.

Para Luna, autor de varias quejas, denuncias y acciones populares que han permitido recuperar espacio público invadido por particulares, “es clara la desidia de estos funcionarios, ya que tenían pleno conocimiento de que en La Boquilla se levantaba un peligroso adefesio y solo ahora, porque les ordenaron una inspección, es que cumplen con su deber”.
.
Contexto:
.

– Oficina de Control Disciplinario, a investigar a funcionarios por desplome de edificio

– Construcción de edificio de seis pisos sin licencia, apenas la punta de un iceberg

– Drásticas sanciones a culpables de tragedia en Blas de Lezo, la unánime petición de todos

– Tragedia en Blas de Lezo destapa existencia de una ‘Curaduría’ fantasma en Cartagena

– Construyen estación de servicio en Bocagrande no obstante estar prohibido explícitamente en el POT

– Gobierno y sociedad civil, a unirse ante el latente riesgo de una avalancha en Cartagena

1 Comment

  1. Julieta dice:

    Preocupante y como va la socializacion del canal ricaute en el barrio el socorro cuando las casas se desplome por mal proyecto que debe ser validado con ingenieros hidraulicos que no dieron el aval para la obra que manolo acepto apesar que el barrio le pide a gritos socializar, otros muertos mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial