En Santo Domingo de Meza no se repetirá otra historia de olvido

Por Juan Camilo Ardila y Ruddy Negrete / Fotografías de Óscar Contreras

Santo Domingo de Meza, corregimiento de El Carmen de Bolívar, es “un pueblo ambientalmente rico”, dicen algunas reseñas que se encuentran por internet. Santo Domingo es “un pueblo históricamente olvidado”, dicen los más de 500 habitantes que viven allí.

Para llegar a ese pueblo ambientalmente rico e históricamente olvidado hay que ir primero en carro hacia Playón, en el municipio de María La Baja. Desde allí se navega en chalupa por la ciénaga durante media hora hasta pisar tierra firme en el corregimiento de Mesitas, ya en territorio carmero. Y de allí la travesía continuará en un jeep Toyota que durante 40 minutos hace preguntar a todo foráneo en cómo la gente -mayoritariamente campesina – puede salir de Santo Domingo de Meza para vender sus productos o simplemente para conocer el mundo. Solo los intrépidos burros o los pies experimentados suelen atravesar por un camino tan estrecho, quebrado y lleno de barro. Son 15 kilómetros que parecen interminables los que hay que recorrer para llegar a ese mágico lugar ubicado en el corazón de la Alta Montaña.

En Santo Domingo de Meza sus pobladores están dedicados a los cultivos tradicionales de pancoger, particularmente arroz y ñame espino, como lo cuenta el campesino José Ángel Márquez Anillo: “la siembra de los cultivos en la Alta Montaña van desde el mes de junio hasta septiembre. Luego se recolecta en diciembre y enero. El arroz y el ñame es lo que más se cultiva por esta zona”, manifiesta el veterano agricultor.

Este pueblo, confinado entre las montañas de los Montes de María, posee una gran riqueza ecológica. Sus fuentes de agua permiten a la comunidad bañarse, cocinar y lavar ropa a falta del anhelado servicio de agua potable. “La naturaleza nos provee lo que el Gobierno no nos da”, dice sabiamente Rafael Pérez, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento.

Esta población, como la mayoría en la Alta Montaña, fue epicentro del conflicto armado. En 2000 la guerra llegó sin ser invitada, la gente perdió las viviendas y los niños fueron testigos de cómo se destruía la única institución educativa de Santo Domingo de Meza.

Fulgencio Agámez, el legado de un soñador

De Fulgencio Agámez, un notable líder de Santo Domingo de Meza fallecido recientemente, se dice que conoció hace casi treinta años a un dirigente político que a la sazón ocupaba una curul en el Concejo de El Carmen de Bolívar: el ciudadano carmero Dumek Turbay Paz. Y se asegura que fueron muy buenos amigos, y que Turbay Paz, desde ese entonces, le prometió trabajar por las comunidades de la Alta Montaña, comprometiéndose -de manera concreta – a impulsar el desarrollo de su corregimiento natal.

“Fulgencio siempre quiso el desarrollo para su comunidad. Él tuvo la oportunidad de convertirse en un profesional y, a pesar de vivir en Cartagena, jamás dejó de estar atento a su gente. Cuando al fin pudimos alcanzar la Gobernación de Bolívar, él soñaba con que yo viniera hasta su corregimiento para compartir con sus habitantes”, manifestó -visiblemente conmovido recordando al amigo desaparecido – el hoy gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, quien llegó a la Alta Montaña a cumplir su promesa.

A pesar de que Santo Domingo de Meza es una comunidad históricamente olvidada y llena de necesidades, la fuerza para salir adelante se percibe en el rostro de sus habitantes. Y el Gobierno Departamental, en sintonía con ese propósito, ha dispuesto de varias acciones para que la población progrese. “Estamos acá porque somos un gobierno que actúa de manera eficiente. Esta sólo es la primera de muchas visitas que haremos a este corregimiento”, manifestó el mandatario de los bolivarenses durante el anuncio de importantes inversiones y mientras recordaba -como habría de confesar – al amigo que había partido.

El primero de los anuncios de inversión en Santo Domingo de Meza tiene que ver con el legado que dejará la memoria de Fulgencio Agámez: el gobernador de Bolívar entregará a la comunidad una institución educativa en honor al recordado dirigente social.

“Vamos a hacer una institución educativa en honor a Fulgencio Agámez, y será un gran colegio. Le he dado 10 meses a la Secretaría de Educación para que lo construya y en enero del 2018 estaremos aquí entregándola”, prometió Turbay. Eso sí, al final del anuncio, hizo un pedido especial: “lo único que les pido es que el colegio lleve el nombre de Fulgencio”.

Por su parte, Luis Agámez, uno de los sobrinos de Fulgencio, dijo que “para nosotros es un orgullo saber que el gobernador Dumek Turbay ha anunciado la construcción de este colegio y que además tenga el nombre de mi tío. Es el mejor homenaje posible porque Fulgencio era un convencido de que la educación es la herramienta principal para avanzar”.

No se repetirá otra historia de olvido

En Santo Domingo de Meza se descubre sin mayor esfuerzo un gran potencial para el ecoturismo: el llamado turismo verde, así como para el avistamiento de aves, para lo cual la comunidad reclama el acompañamiento del gobierno bolivarense y de sus dirigentes sociales.

En respuesta a ello, el gobernador, durante su reciente visita, anunció que en el próximo mes realizará otro recorrido por la zona con el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, para que observe de primera mano el potencial que se esconde en este mágico territorio.

“Vendremos a finales de mayo con el ministro para que vea la riqueza natural de toda esta región montemariana de la Alta Montaña que, sin duda, requiere del concurso del Ministerio. Nosotros vamos a impulsar productivamente este lugar de la mejor forma. Con el ministro -además – recorreré la ciénaga de Playón para que descubra su riqueza hídrica”, manifestó Turbay ante cientos de lugareños, los comandantes de la Armada y de la Policía de Bolívar, el alcalde de El Carmen de Bolívar, Rafael Gallo Paredes, y decenas de líderes comunitarios e integrantes de los gabinetes departamental y municipal.

De igual forma, el mandatario añadió que en adelante su gobierno trabajará para que en el menor tiempo posible el corregimiento cuente con las vías necesarias y, de manera simultánea, pueda impulsarse un plan de desarrollo integral que permita promover el deporte, la cultura y la recreación en sus veredas más cercanas.

“Hoy 8 de abril es un día histórico para esta comunidad: desde mi gobierno entendemos que estamos aquí para servirle a esta población; como gobernador siempre estaré presente en los corregimientos donde haya más necesidades; trabajamos incansablemente por resolver muchos de sus problemas”, señaló Turbay mientras anunciaba nuevas inversiones en salud, infraestructura educativa, energía eléctrica y agua potable, entre otras áreas.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial