Imposible callar

Por Abelardo De La Espriella *

Desearía no tener que escribir sobre los reiterados excesos del gobierno del presidente Santos, pero no tengo opción distinta: el periodismo está hecho precisamente para eso. Otros, en cambio, consideran que tan noble oficio fue concebido para exactamente todo lo contrario: lisonjear y aupar al régimen de turno (eso, por supuesto, no es gratis: para eso está la pauta oficial). Denunciar los dislates antidemocráticos del poder y hacer visibles a los oprimidos son las funciones principales del ejercicio periodístico. Quien no lo entienda así ejerce el oficio equivocado.

No hay nada personal en mis agudas críticas contra el Gobierno; simplemente (equivocado o no) cumplo a pie juntillas con los dictámenes de mi conciencia. Por supuesto que tengo una ideología, como todo el mundo, pero dicha concepción de lo que a mi juicio debe ser el Estado y su manejo no es óbice para darle la razón a quien la tenga, sin importar si su orientación política es opuesta a la mía. En otras palabras: si un gobernante hace lo que corresponde y salvaguarda los altos intereses de la Patria, es deber del periodismo hacerle seguimiento y verificación al tema; si el gobernante desconoce esa obligación inalienable, el periodismo debe ser la llama que encienda la luz, para que el pueblo pueda ver la realidad.

“Los medios están perdiendo el norte. Llamen a los dueños de los medios para influenciar en los contenidos, para que al final el producto de los medios sea de optimismo y de confianza”. La frase anterior no fue pronunciada por el jumento que regenta Venezuela; no, queridos lectores; no se trata del tirano de Nicolás Maduro, sino del premio Nobel de paz Juan Manuel Santos. En el marco de una reunión con empresarios, el presidente olímpicamente culpó a los medios colombianos por el pesimismo reinante, como si las erráticas actuaciones del gobierno desastroso que él preside pudieran maquillarse con titulares de prensa.

Y fíjense qué paradoja: esos mismos medios a los que hoy increpa el primer mandatario fueron los que hasta hace poco le guardaron la espalda y ocultaron la verdad, para favorecerlo. Esos medios ‘enmermelados’ ya no pueden tapar el sol con las manos y ahora posan de independientes y serios. Así le paga el diablo a quien bien le sirve. Este viejo aforismo aplica en doble vía para esa relación malsana que por casi siete años han sostenido el presidente Santos y la “gran” prensa capitalina.

Cuando los medios renuncian a sus obligaciones históricas y morales, se desdibujan y desprestigian. La gente no es tonta y sabe percatarse cuándo la información es un negocio. Cuesta mucho ser independiente y crítico, pero cualquier precio es poco si se mantienen indemnes los principios.

La ñapa I: ¡Feliz cumpleaños, mi adorada Barranquilla!

La ñapa II: Es justo reconocer que la tragedia de Mocoa ha sido bien manejada por el Gobierno.

La ñapa III: Siria, me dueles en el alma; solo espero que el tirano de Al Asad pague con su propia sangre todo el mal que te ha causado.

La ñapa IV: El Gobierno se apresta a pagarles favores a los exmagistrados de la Corte Constitucional Luis Ernesto Vargas y María Victoria Calle. Otros de los amigos “impolutos” de Santos.

La ñapa V: El “mamertismo irracional” instrumentaliza a esbirros de quinta categoría para atacarme. Para la próxima busquen a alguien de más nivel y que preferiblemente se bañe. ¡Qué clase de calandrajo el que me mandaron!

* Abogado, Doctor Honoris Causa en Derecho, Máster en Derecho, Especialista en Derecho Penal y Especialista en Derecho Administrativo.

abdelaespriella@lawyersenterprise.com

Otras columnas del mismo autor:

– Santos quedó notificado

– Canta Robert, Canta

– Hay que tumbar al régimen

– El régimen

– El verdugo

– ¿Por qué somos así?

– Cuando el Diablo entra en casa

– Iter Criminis

– ¿Y dónde están los niños?

– “Los corruptos impolutos”

Que en 2017 Colombia no se convierta en Venezuela

2 Comments

  1. Yanet Ortiz dice:

    Super señor de La Espriella, es asi como debe comportarse un profesional que titula como periodista.
    Lastima que aun asi el resto de bachilleres que tienen el titulo nobiliario de periodistas insisten en cubrir al peor presidente que ha tenido Colombia, y que nos lleva aun asi tenga controlada y enmermelada las comunicaciones a un fracaso total como pais

  2. GLORIA DE LA ESPRIELLA dice:

    FELICITACIONES,ME SIENTO ORGULLOZA DE TENER EN LA FAMILIA A UN EXCELENTE ABOGADO.TODOS LOS DOMINGOS ESTOY PENDIENTE DE SU COLUMNA DEL HERALDO,LO MEJOR DE LO MEJOR.ADELANTE EL PAIS TE NECESITA.DIOS TE BENDIGA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial