‘Apagón’ del recaudo de Transcaribe, un fantasma que ya comienza a asustar

Aunque tanto el gerente del Sistema Integral de Transporte Masivo de Cartagena -Transcaribe, Humberto Ripoll Durango, como uno de los dos representantes legales de Colcard, Nixon Navarro Barraza, coincidieron recientemente en asegurar que la operación no estaba en riesgo, todo indica que la ‘pelea’ cada vez más notoria entre los miembros del consorcio es una espada de Damocles cuya eventual caída traería impredecibles consecuencias a mediano plazo, al menos en materia legal.

En entrevistas concedidas por separado a Revista Metro, tanto Ripoll como Navarro le dieron un parte de tranquilidad a los cartageneros: las disputas intestinas entre los socios del concesionario del sistema de recaudo, gestión y control de la operación de Transcaribe no iba a parar un solo articulado. La relación de Transcaribe “es exclusivamente con Colcard, con lo que quiero decir que las diferencias que puedan tener los socios del consorcio” no nos afecta, manifestó en esa oportunidad Ripoll Durango. Entretanto, Navarro Barraza fue enfático en asegurar que la totalidad de los equipos requeridos para el recaudo, la gestión y el control de la operación del transporte masivo de Cartagena ya están comprados, ya están en la ciudad y ya se están instalando, por lo que las diferencias que pueda haber entre los socios “no ha puesto ni pondrá jamás en riesgo la operación de Transcaribe“. Y -además – recalcó: de los dos integrantes del consorcio, el que cuenta con los conocimientos y la experiencia para operar el sistema es Dataprom, la empresa brasilera que él representa en Colombia, y el compromiso de esta sigue intacto con Cartagena (leer ‘La operación de Transcaribe, ¿en riesgo por ‘pelea’ entre los socios de Colcard?’).

No obstante, lo que se ha podido establecer, de acuerdo con fuentes estrictamente confidenciales, es que las diferencias entre los propietarios de las firmas que integran el consorcio: la venezolana Smartmatic International Holding B.V. y la brasilera Dataprom Equipamientos y Servicios de Informática Ltda., son cada día mayores, a lo cual se suma una eventual demanda del concesionario por un supuesto lucro cesante durante el periodo transcurrido entre la fecha de suscripción de la concesión y la entrada en funcionamiento de la misma.

Justamente, para dilucidar el caso, el Concejo de Cartagena realizará una sesión especial este martes 4 de abril. Según el concejal David Caballero Rodríguez, el lucro cesante que se pretende reclamar asciende a la suma de ocho millones de dólares. Y de acuerdo con el concejal César Pión González, ante esta nueva circunstancia “el recaudo de Transcaribe sí podría ser detenido en cualquier momento”.

Pero otro hecho agravaría aún más la situación. De acuerdo con información que habría prendido las alarmas en el Gobierno colombiano, un ciudadano venezolano que fuera acusado en el 2010 por el Ministerio Público de la República Bolivariana de Venezuela de haber supuestamente cometido los delitos de obtención fraudulenta de divisas, simulación de operaciones bursátiles y asociación para delinquir: Eduardo Ignacio Sacco Pérez – Sosa, estaría haciendo lobby ante la Financiera de Desarrollo Territorial -Findeter en beneficio de Smartmatic International Holding.

De acuerdo con lo que este portal pudo establecer, desde comienzos de 2016 Colcard viene estructurando un millonario crédito con Findeter, para lo cual la gerente regional para el Caribe de esta entidad, Susana Pupo Kunzel, ha requerido la información financiera del consorcio: balances, estado de pérdidas y ganancias y flujo de caja proyectados, entre otros. Para lo relacionado con las gestiones pertinentes, los propietarios de Smartmatic comisionaron a Eduardo Ignacio Sacco, lo cual al parecer tiene incómodos a los socios brasileros y alertas a las autoridades colombianas.

Para otras fuentes -sin embargo – lo que más ha pesado en este caso es que Smartmatic ha sido relacionado con el escándalo denominado Panama Papers, de acuerdo con lo que revelan algunos medios venezolanos (leer ‘Smartmatic Papers’).

Precisamente, para evitar que a la firma venezolana se le siga deteriorando la imagen por los ‘ruidos’ producidos a su alrededor, los dueños de esta habría contratado a la agencia de comunicaciones estratégicas Edelman. “Esta empresa, experta en marketing, relaciones públicas y asesorías de imagen, fue contratada para hacer lobby ante los medios de comunicación del país, y en el marco de este contrato hace unos días estuvieron en Cartagena, reunidos con periodistas de esa ciudad, Mario Ramirez y Robert Cook; este último concedió entrevistas que deberán ser publicadas en varios medios de la Región”, reveló una fuente vinculada al sector de las comunicaciones corporativas.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial