Dónde está la plata que nos falta

danilo-contrerasPor Danilo Contreras Guzmán *

Soy lego en finanzas, lo cual no amerita mayores probanzas pues en gran mayoría lo somos todos, pero si se requieren datos podría poner a disposición de mis escasos lectores, mis inicuos y por demás exiguos extractos bancarios.

Esta consideración inicial para señalar que mi aporte es tímido, pero no por eso desprovisto de enjundia.

Es constante la queja referida a las dramáticas cifras de pobreza e inequidad que padece la ciudad, a lo que se agrega la asfixia financiera que acusa la hacienda pública distrital. El alcalde Manolo Duque declaró a El Tiempo el año anterior que administraciones anteriores “no solo rasparon la olla de las finanzas públicas” sino que además “quitaron el fondo a la olla”. Sobre el tema, el bueno de Manolo anunció drásticas medidas que aún esperamos. Entretanto su fórmula de desarrollo sigue siendo la sinuosa inversión ‘al debe’ que le ofrece liquidez al gobierno actual y le deja los chicharrones a los que vienen.

Esta situación obliga a pensar de dónde pueden salir los recursos para transformar las realidades de injusticia referidas. Me propongo entonces presentar algunas hipótesis en esta y próximas notas.

La primera es la anomalía urbana denominada ‘Corredor de acceso rápido a la variante de Cartagena’. Esta obra fue emprendida por el sistema de concesión mediante el Contrato NVAL–0868804, cuyo valor inicial fue de $ 66.019 millones a precios de octubre de 1997. Sin embargo, el referido acto ha sido modificado por 20 Otrosíes, circunstancia que por lo menos delata escasa planeación contractual.

Un informe de Cedetrabajo denominado ‘Cartagena: Ciudad en crisis por las privatizaciones’ señala que los réditos del concesionario por cuenta del contrato son inmensos y señala para el efecto, entre otros datos, que “al contabilizar los ingresos que ha obtenido este concesionario gracias a este negocio desde 2001 a septiembre de 2013, sumando recaudo de peajes y valorización se ubica en $381 mil millones pero sólo se reconocen a valor de 1997 como recibidos $182 mil millones, según informe de la Oficina de Valorización, mejor negocio imposible”. Vale decir que $199 mil millones se han constituido en ganancia de los privados por cuenta de una astucia financiera y contractual.

Una ruda aritmética nos permitiría señalar que con esa platica hubiésemos podido pavimentar 200 kms de vías en los barrios si nos atenemos al embuste del alcalde anterior que afirmó que pavimentaría 82 kms con $80 mil millones. Hagan la regla de tres, amigos.

Hace un tiempo, el ingeniero William Murra y el fallecido veedor Milciades Garces denunciaban que, según sus cuentas, “a mediados del segundo semestre de 2014 o del primer semestre de 2015, el manejo de las casetas de los peajes colocados a lo largo de la llamada Vía de Acceso Rápido a Mamonal deberán pasar a manos del Distrito”, considerando entre otros factores el incremento del parque automotor en la ciudad. Sin embargo, no pasa nada, pues la mayoría de los líderes locales no tienen la personalidad para pelear por los derechos de la mayoría.

* Abogado especialista en Derecho Administrativo y candidato a Maestría en Derecho con énfasis en Derecho Público.

Contexto:

– Crisis de confianza

– “Es la economía, estúpido”

– Qué hay en una crisis

– Una hipótesis sobre el consumismo como causa de la corrupción

– Compromiso con la universidad pública

– Las posibilidades de Trump

– Inversión al debe

– A estos datos nos enfrentamos

– La cuota inicial de un nuevo problema

– Las inquietudes siguen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial