La operación de Transcaribe, ¿en riesgo por ‘pelea’ entre los socios de Colcard?

El 11 de abril de 2011, el consorcio Colcard de Recaudo y Gestión de Flotas de Transporte Público le ganó la puja de la adjudicación de la licitación del sistema de recaudo, gestión y control de la operación del transporte masivo de Cartagena -Transcaribe – a los también consorcios Promesa de Sociedad Futura Recaudo Cartagena S.A.S, Promesa de Sociedad Futura Recaudos SIT Cartagena, Promesa de Sociedad Futura Recaudo y Control del Caribe S.A.S, y Promesa de Sociedad Futura de Recaudo y Tecnología- Retec S.A.S.

De acuerdo con lo informado a los medios de comunicación por el entonces gerente de Transcaribe, Enrique Chartuni González, el consorcio ganador sería el responsable de operar el “corazón del sistema”, ya que su responsabilidad es el manejo, con tecnología de punta, de los recorridos de los vehículos; y el control de ingreso a los busetones, articulados y estaciones, mediante el uso de tarjetas y validadores; entre otras operaciones técnicas.

En ese entonces, el representante legal de Colcard de Recaudo y Gestión de Flotas de Transporte Público, Manuel Pretelt de la Vega, y los voceros de las firmas que integran el consorcio, Smartmatic International Holding B.V. y Dataprom Equipamientos y Servicios de Informática Ltda., se mostraban no solo complacidos por la ‘victoria’ obtenida en un proceso contractual cuyo lugar común fueron las inquietudes y cuestionamientos de los oferentes sino -además – dispuestos a dar lo mejor de sí para hacer del sistema de transporte masivo de Cartagena un ejemplo a imitar en todo el país.

El representante suplente de Colcard, Nixon Navarro; la primera dama del Distrito, Viviana Sánchez; y el alcalde de Cartagena, Manolo Duque.

Hoy, sin embargo, las inquietudes y cuestionamientos provienen de la ciudadanía, que ve con sorpresa que quienes debieran jalonar para el mismo lado en pro de atender con eficacia y eficiencia uno de los componentes esenciales del Sistema: el recaudo, gestión y control de su operación, parecieran estar remando hacia orillas opuestas.

Al menos así se percibe desde cuando Smartmatic International Holding B.V. (una empresa que fue presentada inicialmente como holandesa, pero de la que se supo después era venezolana), inopinadamente publicó un aviso en el diario El Universal dando cuenta de que -según ellos – se había removido al representante suplente del consorcio: Nixon Navarro Barraza, hecho que fue desmentido por Dataprom Equipamientos y Servicios de Informática Ltda (la empresa brasileña aportante del Know how). De acuerdo con el Código de Comercio, toda decisión de un consorcio debe contar con el visto bueno de la totalidad de quienes lo conforman, y era claro -en este caso – que ello no se estaba cumpliendo.

Este portal tuvo acceso a varios documentos que prueban que al menos en tres ocasiones se pretendieron inscribir sendas actas de presuntas asambleas de los socios de Colcard, pero en las cuales únicamente participó el representante de Smartmatic International. Ante este hecho, en los tres casos, la Cámara de Comercio de Cartagena se negó a realizar la inscripción argumentando que “todos los actos que afecten o modifiquen la propiedad de los establecimientos de comercio o su administración, susceptibles de registro, deberán encontrarse suscritos por los dos propietarios del establecimiento de comercio a través de documento privado”.

Con fundamento en los artículos 501, 503 y 832 del Código de Comercio, la Cámara advirtió que, en los referidos casos, evidencia la presencia de un solo miembro del consorcio, pero “de la misma manera da cuenta de la ausencia de la sociedad Dataprom Equipamientos y Servicios de Informática Ltda.”

La Cámara de Comercio ha reiterado que cualquier reforma en Colcard debe ser aprobada por sus dos socios.

No obstante que Camcomercio se negó a realizar la pretendida inscripción, el ciudadano venezolano Armando José Farías Jiménez, argumentando ser el representante suplente de Colcard, contrató la publicación en El Universal del citado aviso.

Lo que se supo es que, en efecto, existe un oficio de aceptación del cargo de representante suplente de Colcard, de fecha 16 de enero de 2017, suscrito por el ciudadano venezolano. Ello, a pesar de que Camcomercio no ha realizado la pretendida inscripción por considerarla ilegal, y no obstante que Dataprom ha reiterado que su representante ante el consorcio, y el representante suplente de Colcard, es Nixon Navarro, por lo cual Farías Jiménez estaría incurriendo en el delito de falsedad en documento privado.

Al parecer -sin embargo – tanto el supuesto representante suplente de Colcard, el venezolano José Farías, como la empresa venezolana Smartmatic, podrían contar con apoderados jurídicos de altos kilates y amplios reconocimiento en Colombia, en caso de verse obligados a defenderse de algún litigio.

De acuerdo con documentos a los cuales tuvo acceso Revista Metro, al menos el 1 de julio de 2016 el abogado Néstor Camilo Martínez Beltrán, de la firma DLA Piper Martínez Neira, era “asesor jurídico de la sociedad Smartmatic International Holding B.V, su sucursal en Colombia y sus compañías filiales y subsidiarias”.

Martínez Beltrán es abogado de la Pontificia Universidad Javeriana y especialista en regulación financiera de la Universidad de los Andes, y el bufete que hoy dirige asesora o ha asesorado al banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, a la Organización Ardila Lülle, al grupo Santo Domingo, al diario El Tiempo, a los ingenios azucareros del Valle, a RCN, a Caracol, a Pacific Rubiales y al Grupo Aval, entre otras importantes personas naturales y jurídicas.

Su nombre es conocido además -o sobre todo – porque es el hijo mayor del actual fiscal general, Néstor Humberto Martínez Neira.

Columna del presidente de Smartmatic en Semana.

Las mentiras de los venezolanos

Además de haber presentado a Smartmatic International Holding B.V. como una empresa holandesa a pesar de ser netamente venezolana, como ya se dijo, los socios de dicha firma han incurrido al menos en inexactitudes que -de acuerdo con fuentes estrictamente confidenciales – han preocupado a sus socios brasileños e incluso a las autoridades distritales.

En octubre de 2016, el presidente para América Latina de la firma venezolana, Pedro Mugica, publicó en un remitido a la revista Semana titulado ‘Movilidad en la Heroica‘ que “el nuevo Sistema Integrado de Transporte Masivo de Cartagena cuenta con el respaldo tecnológico del Reino Unido“.

A partir de marzo de 2016, el consorcio Colcard, del cual hace parte Smartmatic, compañía con casa matriz en el Reino Unido, colabora con la puesta en marcha del nuevo sistema de transporte“, aseguró Mugica.

“En realidad, la compañía que aporta los conocimientos y la experiencia en materia tecnológica, la que cuenta con el Know how requerido, es la empresa brasileña (Dataprom Equipamientos y Servicios de Informática Ltda.), no la empresa venezolana que, según entiendo, solo aporta el ‘músculo financiero'”, manifestó una fuente de Transcaribe que pidió reserva de su nombre.

Pero hay más de Smartmatic. Con solo ‘googlear’ dicho nombre es posible saber que varias filiales o similares de la empresa venezolana: Smartmatic Deployment Corporation, Smartmatic Labs, CA., Smartmatic Latam Corporation, Smartmatic Projet Management Corporation, Smartmatic Services Corporation, Smartmatic Solutions Corporation y Tecnología Smartmatic de Venezuela CA., o están inhabilitadas para contratar en el vecino país, o están en proceso de descapitalización o su registro no está actualizado, de acuerdo con lo reseñado por la Comisión Central de Planificación del Gobierno Bolivariano de Venezuela.

“La operación no está en riesgo”: Colcard y Transcaribe

Humberto Ripoll, gerente de Transcaribe

En entrevista exclusiva con Revista Metro, el gerente de Transcaribe, Humberto Ripoll Durango, señaló que la relación de la entidad a su cargo “es exclusivamente con Colcard, con lo que quiero decir que las diferencias que puedan tener los socios del consorcio no es competencia de Transcaribe; nosotros nos regimos por lo que dice la Cámara de Comercio, y en consecuencia nos entendemos solo con su representante legal”, manifestó.

No obstante, como han aflorado algunas diferencias entre los socios, “cité a los gerentes en Colombia de Smartmatic y de Dataprom, intentando que comprendieran que se trataba de un matrimonio de 20 años y no llevan ni siquiera uno, y en esa reunión los dos representantes nos aseguraron que en modo alguno las diferencias internas existentes iban a poner en riesgo la operación de Transcaribe, y no hay razón para creer que ello no será así”.

Por su parte, el gerente para Colombia de Dataprom, Nixon Navarro Barraza, le informó a este portal que la totalidad de los equipos requeridos para el recaudo, la gestión y el control de la operación del transporte masivo de Cartagena ya están comprados, que los tienen ya en Cartagena y que se estarán instalando de acuerdo con lo programado. “Puede escribirlo”, le dijo a este reportero, “lo ocurrido no ha puesto ni pondrá jamás en riesgo la operación de Transcaribe, y en lo que respecta a Dataprom nuestros conocimientos y experiencia seguirán al servicio del Sistema, tal como no hemos comprometido”.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial