Aquí, hablando por hablar

diana-mtz2Por Diana Martínez Berrocal *

En días pasados el alcalde Manuel Vicente Duque presentó ante el Concejo Distrital un Proyecto de Acuerdo que busca autorización para el montaje y cobro de un ‘peaje social’ a la entrada de Barú. Y es precisamente frente a esta iniciativa que me permito hacer unas observaciones.

Desde el punto de vista jurídico, no es procedente hablar de un ‘peaje social’, porque la Ley 105 de 1994 y la Sentencia C 482 de 1996 son claras en que los ingresos obtenidos por cobros de peajes solo pueden ser utilizados en mantenimiento, operación y desarrollo de las vías donde está dicho peaje y no para inversión social.

En el mismo sentido, la iniciativa del Ejecutivo pretende exonerar del pago de peaje a los nativos que viven en la zona. Esta exclusión tampoco es jurídicamente viable, ya que solo se pueden eximir del pago a los que conduzcan en moto y bicicletas.  Por lo tanto, los lugareños y foráneos deben pagar el peaje por igual.

Desde el punto de vista técnico, la vía no ha sido oficialmente recibida por el Distrito debido a que el concesionario que la construyó no la ha entregado. Luego entonces, por sentido común, ¿cómo vamos a montar un peaje para mantener una vía, que aún no ha sido entregada?.

Y desde el punto de vista político, no es prudente que acabando de aumentar la sobretasa de la gasolina se instale un peaje.

De igual manera, no creo que con la instalación de un peaje se controle la proliferación de basuras en las playas, como tampoco los daños ecológicos ocasionados por el aumento de visitantes a la isla, donde -incluso – heces fecales son encontradas bajo la arena blanca de la reserva natural. Eso se controla con campañas ambientalistas que eduquen y fomenten el buen uso de estos recursos naturales y a través de acciones pedagógicas que generen conciencia ciudadana.

Estas son las razones por las cuales considero que hay que revisar la legalidad y conveniencia de esta iniciativa, y quiero pensar que cuando el alcalde dijo a los medios de comunicación: “Este proyecto va para adelante, lo que pasa es que hay gente que le gusta hablar por hablar y no conocen el fondo de la iniciativa”, fue, simplemente, una de sus reiteradas ligerezas al expresarse o, como dicen sus asesores, no se debe malinterpretar porque lo que él dice no es lo que realmente quiere decir. Bueno, la idea es esa.

* Abogada especialista en Derecho Público y en Sociología Política.

Otras columnas de la misma autora:

– Desconectados

– ¿En quién confiamos? 

– Un negocio milagroso

– Incultura ciudadana

– ¿La revocatoria va?

El milagro colombiano

– Lo real… de la visita real

– ¿Donald Trump va…?

2 Comments

  1. Adolfo Martínez dice:

    Mira tu eso, el Alcalde que no es precisamente el más idóneo para hablar de “hablar por hablar”, se le da por censurar a los que si saben de lo que están hablando. Qué cosa tan fregada este populismo.
    Una vez más, felicito a la mejor columnista que he leído.

  2. Marcela Lora dice:

    Excelente columna. El
    Alclade debe tener un filtro a la hora de expresarse, para así evitar este
    Tipo de metidas de patas. 🙈

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial