Cartagena de Indias, ¿una ciudad cíclica?

ANÁLISIS SOBRE CÓMO CARTAGENA ES UNA CIUDAD DONDE LOS HECHOS SUELEN SER REPETITIVOS.
.
Por Carlos Ardila González *
.

Este miércoles 15 de febrero, en la nota ‘Crisis en la Maternidad Rafael Calvo por impago de EPS, un problema recurrente’, informamos cómo una situación revelada por las directivas de la entidad resultó ser idéntica a una que se vivió seis meses atrás.

Igual podría decirse de la invitación del dirigente político Andrés Betancourt González a que los cartageneros se sientan orgullosos de lo que son, como una posible fórmula para restaurar el fragmentado tejido social de la Ciudad Heroica. Como el mismo Betancourt admitió, “esta idea la ha tenido mucha gente en Cartagena, desde hace muchos años, pero nunca es tarde para volver a empezar”. Y -en efecto – en varias ocasiones se han propuesto campañas similares. En una de esas oportunidades: el 18 de julio de 2002, un grupo de dirigentes cívicos promovieron una iniciativa tendiente a “trabajar de manera entusiasta y colectiva por la ciudad, construir tejido social con el propósito de fortalecer la democracia local, promover eventos proactivos y propositivos, siempre pensando en el bien común (…) y trabajar de manera decidida por la restauración de la cartagenidad”, como reseñó el diario El Universal bajo el título ‘Cartageniemos en acción’.

Y así podría seguir diciéndose de otros temas locales que, mirándose en perspectiva, muestran que Cartagena es una ciudad donde los hechos suelen ser repetitivos, y en ocasiones sucede, como dijera Karl Marx, que “la historia se repite dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa”.

El 20 de enero de 1998, un titular a cuatro columnas de El Universal indicaba que “La violencia rondó a Cartagena en 1997” (ver foto arriba), una frase con la cual podríamos tropezarnos otra vez, en cualquier momento, en el mismo diario cartagenero.

Desde el año pasado, una de las preguntas que más se hacen en varios sectores locales, y más aún en algunos medios de comunicación, es quién ronda al alcalde Manolo Duque Vásquez. Y lo que se dice es que el súper asesor del mandatario es su primo hermano José Julián Vásquez, quien por sus conocimientos en materia contractual y su vasta experiencia en el campo administrativo es el llamado a llenar el vacío que el mismo Duque ha reconocido tener. En entrevista exclusiva a Revista Metro, el alcalde admitió que el rol de J. J. Vásquez en su gobierno es “el de un hermano que estoy seguro me va a aconsejar bien. Cuando me aconseje, porque él conoce mucho lo público; yo sé que va ser un buen consejero“.

Pero quienes tienen buena memoria, o buenos archivos, saben que a la mayoría de los alcaldes de Cartagena se le ha señalado de tener a sus espaldas su propio ‘J.J.’. El 7 de abril de 2001 el diario El Tiempo, en una nota sugestivamente titulada: ‘¿Quién ronda al alcalde Díaz?‘, señaló que “hay dirigentes que aseguran que detrás del actual mandatario de los cartageneros está la sombra del ex alcalde Gabriel García Romero“. Pero igual se dijo en su momento del empresario Rafael Simón del Castillo con respecto a Judith Pinedo Flórez, o del también empresario Alfonso ‘El Turco’ Hilsaca con relación a Alberto Barboza Senior, o del exsenador William Montes Medina con respecto a Nicolás Curi Vergara.

El pasado martes 14, el alcalde Duque, como muchos otros mandatarios del país, manifestó su descontento con la reducción de la sobretasa a la gasolina decretada por el Gobierno Nacional, y señaló públicamente al ministro de Minas, Germán Arce Zapata, de haberse portado como un ‘autista’. Casi tres años antes: el 22 de Abril de 2014, el entonces concejal de Cartagena David Múnera Cavadía dijo exactamente lo mismo del alcalde Dionisio Vélez Trujillo. En esa ocasión, cuestionando una decisión del entonces mandatario, el cabildante manifestó que Vélez “quedó peor, quedó como un ‘autista’, no corresponde ni mira la realidad, parece que viviera en un mundo irreal y le quiere imponer a la ciudad ese mundo que choca con los cartageneros“. En el caso del alcalde, las críticas que le llovieron de todas partes, entre ellas la fundación Visión Azul, lo obligaron a citar a un acto público con el fin de expresar sus disculpas a los autistas. En el caso de Múnera, los únicos cuestionamientos fuertes provinieron de la misma organización, cuya misión es generar conciencia sobre el autismo.

Las noticias sobre las reacciones ciudadanas a la presentación de los macroproyectos impulsados por cada alcalde también han sido similares y repetitivas, así como las que se producen luego de que, terminado cada periodo, por una u otra razón estas no se pudieran concretar (ver: ‘Se quedaron en proyectos’).

Pero no son cíclicas únicamente las noticias referidas al Ejecutivo distrital; también lo son las que tocan, por ejemplo, a la dirigencia comunal de la ciudad. Por estos días, en los muros de los perfiles de Facebook de varios líderes comunitarios se vienen denunciando supuestos malos manejos por parte de algunos dignatarios de la Federacion Comunal de Cartagena, y se habla en concreto de falta de claridad en la administración de recursos girados para un viaje a Puerto Colombia y para la celebracion del Día del Comunal mucho después de lo que dispone la Ley. “Muchos atribuyen al modelo politiquero que se quiso sembrar al interior de la dirigencia cívica la crisis que este sector está viviendo, con consecuencias directas sobre unas comunidades ávidas de ser bien representadas“, fue la nota que el 16 de julio de 2001, bajo el título ‘En crisis la dirigencia comunal’, publicó El Universal sobre un caso similar. Para esa época, como se cita en la nota, la secretaria de Participación Ciudadana era la actual concejal Duvinia Torres Cohen.

Y lo son las relativas a otros temas locales, como la elección de contralores y personeros del Distrito. Como se recordará, en el 2016, las elecciones de la contralora Nubia Fontalvo Hernández y del personero William Matson Ospino estuvieron envueltas en ‘ruidos’ de todo tipo, tanto que ocasionaron quejas ciudadanas y la ruptura de la coalición que imperaba para esa época en el Concejo de Cartagena. El 4 de enero de 2001, bajo el título ‘Polémica por elección del personero’, El Universal reveló que “los concejales de la ciudad que lideran el grupo mayoritario y los que están en la minoría siguen enfrentados‘, manifestando que las razones de la controversia tenían que ver con la elección del personero de la Ciudad Heroica. Para esa época, el personero era Pedrito Pereira Caballero, a quien un sector de la corporación edilicia pretendía reelegir, al tiempo que otro sector, que el día de la elección mostró ser mayoritario, aspiraba a elegir a Jorge Cárcamo Álvarez.

Y también las que tienen que ver con la lucha de la comunidad por defender sus derechos. El pasado 13 de febrero, el gerente de la Oficina de Espacio Público y Movilidad Urbana, Iván Castro Romero, manifestó que el nuevo Código de Policía permitirá que las acciones para recuperar el espacio público en manos de particulares se realicen con más fortaleza y rigor. Las declaraciones del funcionario, advirtiendo que quien sea sorprendido invadiendo el espacio público se hará acreedor a una multa, revivió el caso de las calles que circundan el Parque de San Diego, así como la Calle Stuart y otras aledañas, que vienen siendo ocupadas por particulares bajo la mirada cómplice de las autoridades. Otro tema recurrente como el que más. El 12 de enero de 2002, bajo el título ‘Otra polémica alrededor del parque de San Diego‘, El Universal informó que “las mesas y sillas que eran colocadas dentro del área del Parque de San Diego fueron prohibidas mediante un fallo del Tribunal Administrativo y confirmado por el Consejo de Estado. Sin embargo, algunos vecinos del parque se han sorprendido al ver que esos mismos elementos son ahora puestos en dos vías paralelas a dicho lugar, obstaculizando el paso de automóviles“.

* Director de Revista Metro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial