“Todos los cartageneros debemos sentirnos orgullosos de lo que somos”: Andrés Betancourt

De acuerdo con varias encuestas realizadas en las principales ciudades del país, Cartagena es uno de los lugares que más hace sentir orgullosos a los colombianos.

Curiosamente, el orgullo por la Ciudad Heroica no está muy arraigado entre los propios cartageneros. Según diversos estudios realizados por ‘Cartagena Cómo Vamos’, al momento de autocalificarse en temas relacionados con el orgullo que deben tener por su patria chica, los residentes en esta se ponen calificaciones bajas; admiten que la gente no cuida los parques, que por lo general no paga impuestos, que no habla con sus vecinos y que su participación en proyectos comunitarios suele ser escasa.

Por ello, rescatar el orgullo por Cartagena, levantar el ánimo cotidiano de sus residentes y asumir de manera constante una actitud positiva debe ser un propósito de todos, particularmente de quienes sientan que, por los cargos o dignidades que ejerzan o hayan ejercido, tienen la obligación de asumir posiciones propositivas.

Al menos, así lo piensa el exconcejal y excandidato a la Alcaldía de Cartagena Andrés Betancourt González, quien viene insistiendo a través de las redes sociales y en distintos escenarios locales que, así como la dirigencia política, gremial y comunitaria de Montería identificó un integrador social y le apostó a convertir a la capital de Córdoba en una ciudad verde y una verdadera agrópolis, “así mismo Cartagena tiene que buscar una identidad social que nos permita aglutinarnos alrededor de grandes propósitos colectivos, pero para ello, como ya se ha dicho, debemos levantar el orgullo por nuestra ciudad”.

En diálogo con Revista Metro, Betancourt mostró también como ejemplo el caso de Barranquilla, donde igualmente los líderes locales le apostaron a que su ciudad fuera la capital de los Tratados de Libre Comercio, y hoy le apuestan a ser la capital de la vida, y han logrado unir voluntades alrededor de sus proyectos comunes.

Para el caso de Cartagena, el dirigente político señaló que la idea es que los distintos actores locales tomen la iniciativa “en los colegios, los barrios, las oficinas, los gremios, las Juntas de Acción Comunal, los medios de medios de comunicación, en fin, de promover acciones en pro de elevar el orgullo de los cartageneros por su ciudad”. Él, por ejemplo, aún antes de concretar la idea que le ha venido surgiendo, todos los días toma una fotografía de un ángulo distinto de la ciudad y, con un “¡Buenos días, Cartagena”, la envía a todos sus seguidores y contactos en las redes sociales.

“Desde el punto de vista antropológico, Cartagena tiene una historia de conquistas que hace que nuestra sociedad esté fracturada; y desde un punto de vista más contemporáneo, desde el punto de vista sociológico, nuestra sociedad ha tenido la experiencia de sentirse con desesperanza, lo que se llama técnicamente desesperanza aprendida, por los incumplimientos en las obras públicas, por las desconfianzas políticas, en fin, por todo ese entorno que todos conocemos bien”, y por ello se hace necesario -conceptuó – que la restauración del tejido social y, particularmente, el rescate del orgullo de los ciudadanos, “sea promovido por todos y no por unos cuantos, como se ha intentado ya en varias oportunidades”.

“Teniendo en cuenta varios estudios, entre ellos la última encuesta de percepción de ‘Cartagena Cómo Vamos’, donde tratan muy claramente que una de las grandes debilidades de nuestra sociedad en general es la falta de orgullo, la falta de de sentimiento, que mucha gente lo expresa como falta de cultura ciudadana, creo que deben plantearse algunas iniciativas desde la comunicación, desde el desarrollo social, desde el desarrollo cultural, que permitan levantar y despertar ese orgullo que está guardado dentro de nosotros los cartageneros”, señaló Betancourt.

“Esta idea la ha tenido mucha gente en Cartagena, desde hace muchos años, pero nunca es tarde para volver a empezar”, reconoció, tras indicar que “es importante que sigamos rescatando esa hidalguía caribe, esa hidalguía cartagenera, esa cartageneidad de la que habla el profesor Fredi Goyeneche, que nos permita sentirnos orgullosos de lo nuestro, por ejemplo desde el punto de vista gastronómico; o por las maravillas de nuestra geografía; o por la gran cantidad de personajes que enriquecen nuestra historia que nos han hecho sentir orgullosos, como, por poner un ejemplo, la Chechy Baena; desde el punto de vista cultural, deportivo, en fin, creo que todo ese tipo de cosas las tenemos que rescatar, para que Cartagena levante ese ánimo y ese ánimo se convierta en una nueva actitud que nos permita sentirnos complacidos y nos motive a mejorar muchas cosas desde lo personal y de manera colectiva”.

“Insisto”, recalcó Betancourt, “debe ser un propósito colectivo, que ojalá pueda convertirse en una política pública, como ha ocurrido en otras ciudades, y lo que hoy hago es invitar a todos los dirigentes a que proyecten acciones en ese sentido, cada uno desde sus propios espacios”. Y agregó: “por ejemplo, Metro podría contribuir, como una especie de catalizador o dinamizador, a que diversas iniciativas similares puedan concretarse de manera articulada”.

2 Comments

  1. Daniel Dela Cruz BUELVAS dice:

    El fraccionamiento social, se incrementará más en la medida en que la determinación del identificador no sea socializado o que no salga del ideario comunitario, sino concertado por las elites, gremios y gobierno ignorando el diálogo de saberes de la comunidad de extramuros

  2. EMMA FORERO GIL dice:

    Los que llegamos a Cartagena ya nunca nos queremos ir!!! CARTAGENA LA QUE DIOS BENDICE, LA FANTASTICA, LA HEROICA!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial