La Colombia rural

amylkar-acosta2Por Amylkar Acosta Medina *

“Hay que crecer para igualar y hay que igualar para crecer”:

Alicia Bárcenas, Directora ejecutiva de la CEPAL

COLOMBIA ES MÁS RURAL DE LO QUE SE CREE

Es una realidad que en el mundo entero la mayor parte de la población está asentada en las urbes y no en el campo, no obstante se presentan diferencias entre unos países y otros en los procesos que condujeron a esa descampesinización tan acelerada. En Colombia, por ejemplo, no se dio el proceso de ‘descomposición’ del campesinado, como caracteriza Marx en su obra cumbre El capital, por cuenta del proceso de industrialización como en los países desarrollados. El lento y zigzagueante desarrollo sui géneris del capitalismo ‘tardío’, lejos de provocar el éxodo de la población campesina hacia la ciudad, en donde sería absorbida por la industria, la misma tuvo que resignarse a vivir en un estado de abandono y virtual confinamiento.

Fue la violencia de todo género la que sirvió de catalizador del proceso desplazamiento forzado de más de 6.9 millones de personas, que convirtieron a Colombia, según la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), en el primer país en el mundo afectado por este flagelo, por encima de Siria e Irak. Esta es una verdadera tragedia humanitaria, que vino a acentuar la enorme brecha entre el campo y la ciudad, que se puede sintetizar en el enorme contraste de los indicadores tanto en necesidades básicas insatisfechas (NBI) como el de pobreza e indigencia.

Mientras las NBI en los cascos urbanos es del 19.66% en el campo es de 53.51% y en cuanto a la pobreza, al tiempo que en los cascos urbanos es de 25.6% en el campo es de 41.6% y, para colmo de males, la indigencia en el campo registra un vergonzoso 18.2% vs 5.4% en los cascos urbanos. Según el censo del DANE de 2015 el 20% de la población del campo entre los 5 y los 16 años están por fuera del sistema educativo, al tiempo que el 23.5% de hogares cuenta entre los suyos personas mayores de 15 años analfabetas y 82% (¡!) registra bajo logro educativo (menos de 9 años promedio de escolaridad). Detrás de estas cifras hay un drama social de caracteres alarmantes. Pero, indudablemente, la peor lacra social que padece el campo colombiano es la desigualdad, al punto que, según el IGAC, su coeficiente gini es de 89.7 (¡!).

Según el profesor Absalón Machado, “Colombia es más rural de lo que se cree” y no es para menos, dado que más de 12 millones de nuestros compatriotas dependen directa o indirectamente del campo colombiano. Prueba de ello es que la inmensa mayoría de los 1.122 municipios que tiene Colombia son eminentemente rurales. Además, bueno es aclarar que la Colombia rural no se reduce a la agricultura y a la agricultura, no puede ignorarse el hecho de que la actividad extractiva también tiene lugar fundamentalmente en las zonas rurales del país. Es más, como lo sostiene Machado, “Colombia cuenta con más hectáreas en minería que en producción de alimentos”. La agricultura, la ganadería, la caza, la silvicultura y la pesca sumadas representan sólo el 6.11%, entre tanto minas y canteras representan el 7.32% y tradicionalmente el PIB de este último sector ha crecido por encima del de aquel. Huelga decir que a falta de un ordenamiento del territorio en Colombia se presenta en el campo un conflicto de usos y de ocupación del mismo por estos sectores, amén de los recurrentes conflictos ambientales.

LAS VÍCTIMAS EN EL CENTRO

Tanto en el primero como en el cuarto puntos del Acuerdo Final con las FARC se contempla una política de desarrollo agrario integral y la solución al problema de las drogas ilícitas, las cuales están tan imbricadas en la vida real. Entre las tareas a cumplir para honrar los compromisos adquiridos, ahora que se está en la implementación de los mismos, están la tenencia de la tierra, su restitución a quienes fueron despojadas de ella y el acceso a la misma. Y ello pasa por el saneamiento de títulos, para lo cual será fundamental el catastro multipropósito acordado, el cual de paso dará la certeza y la seguridad jurídicas, tan importantes para tener asequibilidad al crédito y poder ser objeto de los programas gubernamentales de asistencia y ayuda al campesinado. Ello beneficiará al 64% de las posesiones, que no cuentan con escrituras que las amparen. Así mismo se tendrá que adelantar con agilidad el cumplimiento de la Ley 1448 de 2011 en todo lo concerniente a la reparación integral de las víctimas del conflicto armado, empezando por la restitución de tierras. Y, cómo no, adjudicarles su pedazo de tierra a quienes carecen de ella, para lo cual se dispondrá de un banco de tierras con 3 millones de hectáreas a través de la Agencia Nacional de Tierras.

Pero, como de lo que se trata es de “saldar la deuda histórica con el campo”, como lo plantea la Misión rural, “promoviendo la movilidad social ascendente, garantizando oportunidades económicas y derechos económicos, sociales y culturales” a la población campesina, la tenencia, la restitución y el acceso a la tierras son una condición necesaria pero no suficiente para alcanzar tal cometido. Para cerrar esa enorme brecha entre la urbe y la ruralidad es menester poner en marcha un ambicioso plan de inversiones en bienes públicos esenciales, como lo son las vías terciarias, la electrificación rural, la conectividad, obras de drenaje y distritos de riego, así como una mayor cobertura y una mayor calidad en salud y educación. Sólo así se evitará la ‘institucionalización’ de la pobreza en la periferia y la generación de más conflictos por la tierra, que son los malos presagios de James Robinson, el autor del célebre libro Por qué fracasan las naciones.

NO MÁS DE LO MISMO

La Misión Rural le plantea al Gobierno, en sus distintos niveles el gran reto de “convertir al campo, en un período de 15 años. En un espacio generador de bienestar, moderno, competitivo y respetuoso de la diversidad territorial y de los recursos naturales”. Y ello no es factible si no se revisa y se replantea el Modelo económico que, aunque no estuvo en la agenda de La Habana con las FARC ello no es óbice para que se abra el debate sobre los cambios que amerita, porque no se le puede pedir peras al olmo. Sin el cambio del Modelo, que garantice un mayor crecimiento y que los frutos de este se distribuyan mejor, será imposible cerrar las brechas inter-regionales, intra-regionales, pero sobre todo entre la ciudad y el campo. Bien dijo Albert Einstein, que es una locura “hacer lo mismo una y otra vez”, que es lo que hemos venido haciendo “y esperar resultados diferentes”.

El Alto Consejero para la Paz Sergio Jaramillo ha sido muy claro al decir que la Paz Territorial “permite imponer una lógica de inclusión e integración basada en una nueva alianza entre el Estado y las comunidades para construir conjuntamente institucionalidad en el territorio”, porque la única forma de arribar a una Paz estable y duradera es sobre la base de que sea incluyente y contribuya a la cohesión social. El campo colombiano está llamado a ser el gran ganador de la implementación del Acuerdo Final con las FARC.

* Presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos

 

1 Comment

  1. Arnaldo Arguelles dice:

    Si como no, ahora que está por fuera del gobierno. Ahora da soluciónes que muy bien sabe que no se harán.
    Me gustaría preguntarle al señor Amilkar Acosta, que hizo por la región Caribe y en especial por la guajira cuando fue ministro de minas, su pobre gestión fue como ave de paso.
    Ahora demostrar que sabe la problemática es caso perdido. “”Hacer cuando se puede, y no hacer cuando pudo “”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial