Aceptación de cargos por parte de García pone a temblar a empresarios bolivarenses

Luego de que una juez le dictara medida de aseguramiento intramural al exministro de Transporte Gabriel García Morales y, en consecuencia, el Inpec lo trasladara a la cárcel La Picota en Bogotá, los temores, el estupor y la indignación aumentan en diversos círculos del país.

En Cartagena -particularmente – la ciudad natal del exfuncionario de la Administración de Álvaro Uribe Vélez, algunos de sus allegados no salen de su asombro, ya que, según dicen, a García Morales jamás se le conoció como un gran potentado; de hecho, manifestaron varias fuentes, el exministro venía laborando en los últimos años como un empleado más en una conocida firma constructora, “donde no se ganaba más de $7 millones mensuales”. “A alguien que tiene en su poder US$6.5 millones se le debe notar”, señaló una de las fuentes.

Por ello, además de la sorpresa de algunos, lo que en otros sectores viene creciendo es el temor de que nuevos nombres de presuntos implicados con los sobornos de Odebrecht comiencen a ser conocidos, y sobre todo de que llegue a establecerse a dónde fueron a parar los dineros recibidos. Asimismo, lo que ha podido saberse es que la Fiscalía General rastrea otros contratos asignados por varios Gobiernos departamentales, distritales y municipales al conglomerado brasilero Odebrecht a través de sus diferentes subsidiarias, entre ellas las constructoras Norberto Odebrecht, Norberto Odebrecht Colombia S. A. S., Odebrecht Latinvest Colombia S. A. S. y Odebrecht Ingeniería y Construcción Internacional.

De acuerdo con un informe del diario El Tiempo, “el exviceministro de Transporte tiene participación en el Parque Industrial TLC de las Américas S. A. (Parquiamérica), zona franca de 42 hectáreas que se empezó a construir en 2008 en Mamonal, el sector industrial de Cartagena. Allegados a García dicen que le inyectó dinero a esa zona franca a través de Juan Manuel Barraza, un exfuncionario estatal, asociado a otros proyectos en Cartagena, en donde figuran prestantes empresarios”. Tras el informe de El Tiempo, se supo -además – que García invirtió en Canal Logistic, una sociedad constituida en 2013 por cinco empresas para adquirir un estratégico lote en Cartagena.

El expresidente Andrés Pastrana Arango y el empresario Juan Manuel Barraza

Es por ello -justamente – que el conocido empresario bolivarense Juan Manuel Barraza, exsuperintendente general de Puerto y exgerente de la Sucursal Cartagena del Banco Colpatria, quien ha sonado en varias oportunidades como eventual candidato a la Alcaldía de Cartagena y la Gobernación de Bolívar, deberá asistir este martes a una entrevista en la Fiscalía.

Según fuentes del ente fiscalizador, se tiene establecido que gran parte del dinero del soborno fue a parar a varios paraísos fiscales, pero otra parte se utilizó en el desarrollo de algunos proyectos inmobiliarios en Colombia a través de terceros. Lo que hasta la fecha se ha podido rastrear es que a nombre de García Morales y su esposa solo hubo un bien inmueble: un apartamento de 195 metros cuadrados frente al parque del Chicó, en Bogotá, adquirido por $295 millones en 2007 y revendido por $535 millones en 2010. Pero la Fiscalía rastrea también un apartamento en el edificio Centro Ejecutivo, en Bocagrande, ya que en 2011, cuando García importó de Japón una cuatrimoto -cuyo precio para la época era cerca de US$5.000, solicitó que la enviaran a dicho apartamento; y a otro en el edificio Villa del Este, también en Bocagrande, a donde su esposa solicitó que se enviaran mercancías tasadas en US$3.000 desde Florida, Estados Unidos en 2013.

Lo que el ente fiscalizador pretende establecer es que, en efecto, tal como han confesado los mismos propietarios de Odebrecht, el dinero de los sobornos salía de sus cuentas en Suiza y era triangulada en cuentas de otros paraísos fiscales antes de llegar a los bolsillos de funcionarios venales y posibles testaferros en las regiones.

Justamente, durante el desarrollo de ese seguimiento fue que la Fiscalía pudo establecer que Odebrecht pagó por lo menos otros US$4,6 millones para que les adjudicaran obras durante el actual Gobierno de Juan Manuel Santos. Estos dineros, al parecer, fueron entregados al exsenador cordobés Otto Bula Bula, quien también fue capturado en las últimas horas.

García, otro buen muchacho

Gabriel García Morales nació en Cartagena; es economista de la Universidad de los Andes, con una especialización en Estados Unidos; y fue docente y director de la cátedra de microeconomía de la Universidad Tecnológica de Bolívar antes de ser nombrado por el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez en el Viceministerio de Transporte y la Dirección de Instituto Nacional de Concesiones -INCO. La familia del detenido exfuncionario goza de un amplio reconocimiento en Cartagena. Su padre: Alfredo García de Zubiría, fue rector de una importante institución educativa de la capital de Bolívar, y realizó una aceptable carrera en el mundo empresarial al tiempo que fue director de Proexpo. La esposa de García: Julieta Calvo de García, es hija del actual vicerrector Académico de la Universidad Tecnológica de Bolívar; exrector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano – Seccional del Caribe y exdirector del Periódico de Cartagena Haroldo Calvo Stevenson y nieta del exrector de la Universidad de Cartagena, exalcalde de la Ciudad Heroica y exministro de Salud Haroldo Calvo Nuñez.

En mayo de 2010, cuatro meses después de que se firmara el cuestionado contrato con Odebrecht, el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez dijo de García Morales que era “una de las personalidades jóvenes más importantes del Caribe y de la Patria”. Según Uribe, su funcionario había sido una pieza fundamental en el impulso de Transcaribe y las dobles calzadas de acceso a Cartagena.

Las palabras del exmandatario fueron expresadas durante un homenaje que la alcaldesa de Cartagena de la época, Judith Pinedo Flórez, le tributó a varios funcionarios nacionales cartageneros, entre ellos Gabriel García Morales; el presidente de Reficar, Orlando ‘El Pompi’ Cabrales Martínez; el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez Torres y la viceministra de Minas y Energía, Silvana Giaimo Chávez.

Como se sabe, García Morales aceptó los cargos que le imputan; Cabrales Martínez está en el ojo del huracán por unos escandalosos hallazgos de la Contraloría en Reficar, lo que ha sido calificado como el Robo del Siglo; Martínez Torres fue objeto de una multa de $60.000 millones en 2015 por detrimento patrimonial por parte de la Contraloría; y Giaimo Chávez fue quien, según reveló el propio Álvaro Uribe, le recomendó que nombrara a García.

Giaimo Chávez, como lo reveló La Silla Vacía, ha sido una profesional que ha estado “siempre cerca de los exsenadores y esposos Juan José García Romero y Piedad Zuccardi de García”, tras recordar que “fue Secretaria de Planeación de Cartagena durante la alcaldía de Carlos Díaz Redondo como cuota de los García Zuccardi y fue viceministra de Minas del gobierno Uribe entre 2009 y 2010, cuando el ministro era el también cartagenero Hernán Martínez y también como cuota de esa casa política” (leer ‘La que le recomendó a Uribe al capturado por Odebrecht’).

La concejal Duvinia Torres; la excandidata a la Gobernación Rosario Ricardo; Silvana Giaimo y el excandidato a la Asamblea Luis Carlos Vega.

Como informó Revista Metro en su oportunidad, Giaimo fue nombrada por el precandidato presidencial Enrique Peñalosa como la coordinadora de su campaña en Bolívar a pesar de pertenecer a La U, un partido que para la fecha tenía su propio candidato (leer ‘Del partido de La U, la coordinadora de la campaña de Enrique Peñalosa en Bolívar’).

Y como lo dijo también este portal, ese nombramiento sorprendió a los más diversos actores políticos locales, particularmente los militantes de la Alianza Verde, partido del cual aspiraba a ser candidato Peñalosa (leer ‘Reacciones por designación de Silvana Giaimo como gerente de campaña de Enrique Peñalosa en Bolívar’).

Para esas fechas, hubo muchos ruidos por la revelación de que la Junta Directiva de una ONG a la que se relacionó con asuntos de rellenos de terrenos de bajamar y tenencia de tierras en el sector industrial de Mamonal: la ‘Corporación Mundo Verde’, estaba integrada, entre otros, por Silvana Giaimo y Luis Carlos Vega, un líder político que habría de aspirar a la Asamblea de Bolívar con el respaldo de Giaimo, quien a su vez pretendió aspirar a la Alcaldía de Cartagena con el aval de La U.

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial