Spoleto y Cartagena en diálogo cultural

Por Moraima Salom Villalba

Antonio Miscená, director general del Cartagena Festival Internacional de Música; Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi y Giorgio Ferrara, director escénico de Las bodas de Fígaro – Spoleto Festival de dos mundos, hablaron de la coproducción de esta ópera que hace parte del programa de la XI edición del Festival y de lo que representa tenerla en Cartagena.

Salvi manifestó que nunca pensó en tener una amistad con Antonio Miscená y Giorgio Ferrara y que ello se debió a que estuvo casada con un italiano, fabricante de instrumentos musicales (Antonio Salvi). Radicada por muchos años en Europa, a su regreso lo único que pudo pensar era en cómo traer arte a Colombia. Para ella no era posible hacer una ópera como Las bodas de Fígaro ni siquiera traer a Spoleto, pero en once años el Festival se ha ganado el respeto. Y desde el pasado 2 de enero Ferrara se encuentra en Cartagena para entregarle al público la ópera completa los días 13 y 15 de este ms en el Teatro Adolfo Mejía, un gesto que -dijo – no se puede pagar con dinero.

Miscená ratificó que Julia quería una relación con el festival de Spoleto y el primer contacto se hizo en el 2015 cuando viajaron y pidieron una cita con Ferrara y el alcalde de la ciudad italiana para avanzar en un proyecto que todavía no estaba bien definido. Manifestó que hacer una producción con 10 mil kilómetros de distancia y las dificultades técnicas de un teatro no es fácil pero “cuando se trabaja con Julia el problema no existe”.

Visiblemente emocionado, Ferrara resaltó lo imprescindible de la relación humana que ha surgido con Julia y Antonio lo que facilita trabajar con mucha pasión. Aseguró que es una coproducción en todo el sentido de la palabra, con todo el énfasis económico. La unión de dos teatros donde compartieran escenario cantantes y bailarines colombianos e italianos; la orquesta es la Sinfónica Nacional de Colombia y el Coro es el de la ópera de Colombia que Ferrara encuentra “excelso”; al igual los bailarines “que bailan un poco mejor que los italianos”, agregó. La escenografía, los trajes, las decoraciones y el diseño de luces viene de Italia. Así se consolida una relación de esta producción con la posibilidad de llevar directores a Spoleto como parte del esfuerzo que ha hecho Colombia para el intercambio.

Las bodas de Fígaro es considerada una de las óperas más importantes de la historia de la música. Su éxito se debe a la simbiosis entre Amadeus Mozart y Lorenzo da Ponte. La unión profunda entre libretista y compositor. Uno escribiendo en italiano y el otro componiendo la melodía. Una ópera bufa para divertir al público de Viena, lugar de estreno en 1786. Se inspira en una comedia francesa de Beaumarchais, cuya trama se desarrolla en Sevilla (España), que más bien tiene mucho de drama y de lo cómico queda poco, señaló Ferrara.

Cartagena y Spoleto es la semilla para que se sigan haciendo estas presentaciones. Dos ciudades que se destacan como centros turísticos. Esta última con el festival de música más importante del mundo, nació en 1958 y la idea es que así como esta ciudad italiana vive en torno a la música durante el mes de julio, Cartagena también lo haga en enero. Para así poder decir, como alguna vez lo expresó Julia Salvi: “esto sí es vida”.

Contexto:

– “En el concierto inaugural me sentí encima de una nube”: Jean Efflam Bazouzet

– La naturaleza como reparadora de la vida

– Desde hoy y hasta el 16 de enero, Cartagena en modo Festival Internacional de Música

– Así se vendrá el Hay Festival Cartagena – 2017

– Con diversos actos, Cartagena y Bolívar celebran el ‘Día del Músico’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial