¿La Revocatoria Va?

diana-mtz2Por Diana Martínez Berrocal *

La propuesta de un comité promotor para revocarle el mandato al alcalde Manolo Duque, ha hecho evocar mis años como docente universitaria cuando a manera pedagógica en cátedra de derecho constitucional le decía a mis estudiantes: “la figura de la revocatoria del mandato es como si te regalaran una costosa lavadora de la más alta tecnología donde la ropa sale lavada, secada y planchada;  solo, que el día que la vas a estrenar, no tienes ni idea como se usa porque el manual de instrucciones es muy complicado. Tienes algo muy valioso en casa, es cierto, pero no sabes cómo usarlo. Luego entonces, eso y nada es lo mismo”.

Han pasado más de 25 años desde que el constituyente creo esta importante herramienta de control ciudadano inspirada en el principio de soberanía popular y como una manifestación de la democracia participativa, donde el pueblo directamente (sin representantes ni intermediarios), decide en los asuntos de su interés. En este caso, ese mismo pueblo (que en el deber ser) de manera consciente votó en las urnas, no por un alcalde, sino por un programa de gobierno (voto programático), confiando en esa hoja de ruta los destinos de su ciudad, puede, legitimado en la responsabilidad que implica ese voto de confianza, revocarle el mandato al  gobernante por no cumplir con lo pactado.

Hasta el momento, ninguno de los 143 intentos habidos en el país por revocar el mandato a gobernadores y alcaldes ha prosperado, es decir, (volviendo a la pedagógica comparación, no hemos podido estrenar la lavadora), dicho de otra manera, ha sido un mecanismo ineficaz, una poesía a la democracia, una cláusula muerta…

Explicar las razones de este fenómeno es ir a la causa de la mayoría de los problemas sociales: la falta de educación, de promoción, de culturización, de informarle al pueblo que tiene valiosos instrumentos para hacer valer sus derechos. Pero resulta entendible que esto no le conviene a los que ostentan el poder, porque es más fácil confundir a un pueblo desinformado, encantado, domado y manipulado al vaivén de los intereses políticos. Incluso, se corre el riesgo de ser utilizados como carnada por algún sector político para promover sus ganas de revancha contra el  gobierno de turno disfrazada de revocatoria.

Independientemente de los resultados que tenga esta propuesta de revocatoria, me resulta ofensivo y nada coherente con el lema del gobierno “primero la gente”, la respuesta que dio el alcalde Manolo Duque, al ser interrogado sobre esta iniciativa: “no quiero pensar en temas mínimos porque sé que eso no va para ningún lado”. Esa afirmación es un sacrilegio a la democracia. La solo idea de esta revocatoria gravitando en algunos sectores debe llevar al alcalde a una reflexión más profunda, a una autoevaluación de su gestión, a agachar un poco la oreja y escuchar lo que piensan los otros, a preguntarles por qué están insatisfechos, a asumir una posición más crítica y distanciarse un poco de la vanidad que produce: “aquí todo lo hemos hecho súper bien”… pues esto solo demuestra el distanciamiento que hay entre la Administración y la sociedad que lo eligió.

Entiendo que el señor alcalde le resta importancia a los temas filosóficos, pero sería pertinente citar lo planteado por Platón en su obra La República: “la eficacia de una democracia radica en esa cercanía que tendría el administrado y el administrador…”.

Sería bueno seguirle el consejo a Platón y en vez de desestimar esas voces del pueblo deberíamos trabajar en la sensibilización de la importancia de la participación política. Se le debe apostar a un acercamiento, a interactuar con el ciudadano, a escucharlo, a involucrarlo en lo público… porque si esto va, ¡créanos que todos vamos!

* Abogada especialista en Derecho Público y en Sociología Política.

Otras columnas de la misma autora:

El milagro colombiano

– Lo real… de la visita real

– ¿Donald Trump va…?

7 Comments

  1. Elena Meléndez dice:

    Excelente artículo y muy oportuno. Efectivamente para un mandatario el solo hecho de que sus electores consideren y más aún, manifiesten públicamente, su “arrepentimiento” por haberlo elegido debe ser un motivo de reflexión.

    Desconozco si esas opiniones del alcalde sin de su libre expresión y salidas de su corazón o corresponde a quienes le asesoran, pero en una u otra situación no creo que sean correctas.

  2. Juan Pedro Gutiérrez dice:

    Muy oportuna reflexión. Nuevamente el señor Alcalde se equivoca al menospreciar la voluntad del mismo pueblo que lo puso ahí. Me recuerda a Santos cuando dijo con soberbia “ese tal paro no existe” y fue la protesta social más grande de los últimos tiempos en Colombia. Pero como dice la columnista, de eso el señor Manolo no sabe porque es un tema de filosofía política y de comunicación pública eficaz. Ambos temas desconocidos por su estilo de caballo cochero.

  3. Alfonso Luis Fulleda Olmos dice:

    Muy bien abogada por sus apreciaciones objetivas e imparciales de la esfera pública,en estos espacios de discusión y deliberación se hace uso público de la razón; de ahí surge la opinión pública en su fase informal, así como las organizaciones cívicas y, en general, todo aquello que desde fuera cuestiona, evalúa críticamente e influye en la política.

  4. Fabián Rodríguez dice:

    Excelente reflexión. Lo mejor que he leído. Felicito a la columnista por su análisis cargado de respeto, profesionalismo y mucha objetividad. Me he deleitado con esta columna.

  5. Clara Giraldo dice:

    Tuve el privilegio de ser alumna de la doctora Diana Martínez y así eran sus clases cómo está columna. Cargadas de sabiduría y de una pedagogía exquisita. Gran docente y gran escritora. Felicitaciones

  6. Ana María dice:

    Tremendo análisis. Impecable. Se merece un gol den de oro. Súper de verdad.

  7. Lucas dice:

    Es una lástima que los gobernantes no escuchen a la ciudadanía. Y gobiernen de espaldas a ellos. Esa no es la esencia de la democracia. Me gusta mucho la comparación de la lavadora. Muy ilustrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial