El mejor interventor es la naturaleza

Por Rafael Vergara Navarro *

Aunque toda regla tiene excepciones, las obras públicas en Cartagena se caracterizan por el retraso en su entrega y los sobrecostos, el pago anticipado y la mala calidad o la no realización de lo contratado, unas veces por el peaje que afecta la durabilidad u obsolescencia de lo realizado, otras porque se roban la plata y las esperanzas.

Las interventorías de bolsillo e investigaciones exhaustivas o extorsivas en eso quedan: ruido y pocas nueces. Se acusa de la existencia de términos de referencia con nombre propio, pero luego la falta de pruebas o el proceso inconducente socaba la credibilidad, y el silencio o la tardanza de las ías activa la desconfianza ciudadana. El tiempo pasa y poco pasa.

Nos indignamos por el irrespeto del contratista o el contratante, cuando el gobierno nacional o alguno de múltiples alcaldes de la ciudad imponela obra a realizar, da permisos de espaldas a la comunidad o se pasa de maracas frente a lo licenciado y ejerce el poder.

La arrogancia del contratista, defensiva para curarse de alguna extorsión o congénita con el ejercicio de poder público-privado, conflictúa sin remedio las relaciones con la comunidad o sus líderes.

Sí, no se equivoca, vamos a transitar por el Anillo Vial de Crespo y la conducta del consorcio, los ministerios de Transporte y Ambiente, Dimar, ANI, ANLA y Alcaldía; el túnel y su ‘marmuro’, el relleno hidráulico, la defensa costera y los espolones, el espacio público y el paseo peatonal, la playa encementada y las restricciones de uso de las nuevas.

Luego de ser de blanco y negro en mis juicios aprendí a considerar los grises y matices, a ser más justo, a valorar activos y pasivos, y este megaproyecto sí que los tiene.

Creo que la decisión de hacer un túnel fue un acierto paisajístico, de espacio público y de movilidad, un reto constructivo, una obra vital de adaptación al cambio climático y defensa costera del barrio de Crespo. Además de la playa con erosión controlada y acceso directo, hoy poseemos un gran paseo peatonal, no prima el cemento y es de beneficio general.

También tengo claro los increíbles desaciertos generadores de retrasos, sobrecostos, falsedades, críticas y animadversiones.

La inversión de valores en la realización fue evidente: en lo constructivo primó la ecuación error acierto y en la ‘intersección’ la ausencia de licencia y estudio de impacto ambiental (EIA) fue un desastre.

El objetivo de no perturbar la visual paisajística y el acceso a la playa resultante, también se invirtió: el túnel se convirtió en terraplén. La visual, al igual que el paso de los bañistas, se obstruyó y eliminaron sin permiso de nadie 400 metros de la playa de Marbella.

Ese puente de carretera no fue consultado, lo impusieron. La ANLA conoció su diseño un año después de expedida la licencia. Obvio, no lo contempló el Ministerio de Ambiente en los términos de referencia. Ante la corresponsabilidad con el consorcio y consecuencias negativas, dolió la renuncia del Estado a aplicar la norma ambiental, concilió violando el inciso 2 del artículo 107 de la Ley 99/93.

Ofendieron con sofismas a la ciudad e informalizaron la obra, justificaron la vía de hecho, la agresión al paisaje y la tutela presentada fue fallada en contra. Pese al esfuerzo de la Defensoría local la sede Central no consideró solicitarle a la Corte Constitucional que se revisara la sentencia. El reforzado poder de los Name cerró todos los espacios.

Volviendo a la obra, no hicieron un túnel sino dos. Sembraron en tiempo de alisios y las pilas de arena existente mataron una alta proporción de árboles. Los sobrecostos tienen que ver de estos factores, los retrasos y los compromisos de obras adquiridos por el consorcio en el contubernio de poderes que realizó el alcalde Vélez, para ‘embellecer’ el ‘marmuro’ y avalar la continuidad de la cuestionada obra.

La concesión de áreas de dragado para el relleno y la formación de playas, con la negativa del Distrito a recibirlas y la prohibición de uso, es demostrativo de fallas en la extracción de arena por los desniveles que acusa el lecho marino. Aún recuerdo la oposición por el uso de tierra de canteras para formar las playas colindantes con el  terraplén,  la violación a la autorización de hacerlo con arena de mar y el espaldarazo que les dio la ANLA.

Circulando de Crespo en dirección Centro se forma un embudo, los dos carriles se convierten en uno y el semáforo posibilita un trancón donde nunca lo hubo.

Como dice el biólogo marino Francisco Castillo González, “el mejor interventor de una obra es la naturaleza”, y las lluvias así lo demostraron.

Tanto el túnel como el puente dejaron ver sus falencias: el deprimido con filtraciones por las juntas y, ante la ausencia de estudio del impacto de las escorrentías, el puente inundó la vía en la parte baja en la zona del embudo de acceso a la avenida Santander. El cemento que sacrificó el paisaje afectó además de la ley la capacidad de absorción de las arenas y el flujo de las lluvias hacia el mar.

Demostrando que para el ‘puente’ la licencia que no existió, el EPA para superar la inundación autorizó que se invirtiera el destino natural de las aguas desviándolas hacia el caño de Juan Angola. Ojalá funcione bien y sobre todo que reparen el desnivel en la vía por el corte para el desagüe del canal invertido.

El ideal sería que con la construcción del doble carril que viene del anillo vial, corrijan la irregularidad de las placas de concreto a la salida norte del túnel y, por racionalidad en la movilidad, superen la absurda desconexión del barrio al entrar del norte hacia el aeropuerto.

El Distrito no debe recibir esta obra hasta tanto no se corrijan sus falencias.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz.

 

1 Comment

  1. RAFAEL LUNA FRANCO dice:

    Muy buen artículo . Pone los puntos sobre la íes. Aunque no se justifica ese túnel paralelo a la playa . Yo propuse soluciones mejores hace 10 años y no fueron tenidas en cuenta , mucho más racionales y económicas y menos traumáticas , para el medio ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial