Lo que ‘quemamos’ con el 2016 y nuestros propósitos para el 2017

Al terminar un año y comenzar el otro, se ha vuelto costumbre ‘quemar’ lo que debería pasar al olvido: generalmente hechos que causaron daños físicos o morales. Al ‘quemarlos’ -muchos, literalmente, en una lista que arrojan al agonizante muñeco que simboliza el Año Viejo – expresan sus fervientes deseos porque tales sucesos no se repitan jamás.

Muchos -también – escriben un listado de sus buenos propósitos para el Año Nuevo, con la esperanza de que, al hacer un balance 12 meses después, este sea lo más positivo posible.

Y aunque estas listas suelen hacerse sobre hechos personales, algunos priorizan los temas públicos, y en este caso lo que se desea olvidar y sobre todo que no se repitan son aquellas acciones u omisiones de los servidores públicos que, a su juicio, le causaron daño a la comunidad en el año que termina.

Y en estos casos los buenos propósitos son aquellos que deberían redundar en beneficio de toda la ciudadanía.

En el caso de este portal, ‘quemamos’ a la gente negativa, pero no aquellos que se indignan ante la tiranía sino a quienes no actúan para derrotarla; a los políticos corruptos y, con estos, a sus conmilitones, cómplices necesarios de sus fechorías; y a la corrupción en general, con galopante presencia tanto en el sector público como en el privado.

De igual forma, ‘prendimos candela’ a quienes siguen ciegamente, sin fórmulas de juicio, a ciertos líderes políticos y/o religiosos que se aprovechan de la desconcertante abyección en su propio beneficio; a los seudoveedores al servicio de funcionarios venales, muchos de ellos plenamente identificados; y a quienes ejercen el Periodismo sin cumplir con rigor sus cánones, entre ellos el respeto a la verdad; la obligación de investigar los hechos a profundidad, contrastando los datos con cuantas fuentes sean precisas; y el compromiso de defender siempre el interés general.

Y también elaboramos nuestra lista de propósitos para este año, la cual incluye temas sobre los cuales ya hay avances, como la vinculación de reporteros dedicados a secciones que nos merecerán una mayor atención en el año que comienza, como la cultural, la deportiva y la comunitaria, entre otras; el desarrollo de nuevos eventos, además de los ya habituales tertulias sobre temas de interés general; y el diseño de un nuevo modelo de negocios que nos permita enfrentar el crecimiento contemplado sin perder un ápice de nuestro principal patrimonio: una total y absoluta independencia con respecto a las instituciones que cubrimos.

Nuestro principal propósito -lo escribimos una vez más – es el de continuar siendo un portal noticioso, de opinión y de análisis social y político, con agenda propia, comprometido con la información veraz y oportuna de las movidas del poder en Cartagena y Bolívar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial