Dirigentes de Cartagena y Bolívar reaccionan ante el Vo. Bo. al Fast track

En todo el país, la ciudadanía en general, pero particularmente la diligencia política, cívica, académica y comunitaria de los más diversos sectores, reaccionaron ante el visto bueno de la Corte Constitucional al mecanismo del Fast track para aprobar los puntos del nuevo Acuerdo de Paz con las Farc.

Muchos a favor y manifestando su complacencia porque se haya dado un gigantesco paso adelante hacia la culminación de más de 53 años de lucha armada en nuestro país, y otros en contra y expresando su desacuerdo con lo que califican como una inadmisible entrega a la insurgencia, ciudadanos de todos los estratos, partidos políticos, formación académica y tendencias religiosas dieron a conocer sus conceptos sobre la trascendental determinación de la guardia a de la Carta Magna de la Nación.

En Cartagena y Bolívar, dos de los dirigentes que primero reaccionaron al conocer la buena nueva fueron el alcalde Manolo Duque Vásquez y el gobernador Dumek Turbay Paz, quienes desde el instante en que se anunció la refrendación popular del Acuerdo de Paz se mostraron partidarios de Sí y fueron en todo momento promotores visibles del voto positivo.

En diálogo con Revista Metro minutos después de que este medio informara, a manera de avance noticioso, la Corte Constitucional había aprobó el Fast track con 8 votos a favor y 1 en contra, con lo cual validaba la refrendación indirecta vía Congreso de los puntos acordados con las Farc, Duque Vásquez se mostró complacido con la decisión. “Claro que estoy muy contento”, respondió el burgomaestre cuando se le preguntó si le alegraba o no la determinación; “siempre he dicho que todos debemos apostarle a la construcción de una Colombia en Paz, y en Cartagena venimos transitando por ese camino, promoviendo un Manuel de Convivencia Ciudadana que lo que busca es, precisamente, es promover un ambiente de concordia entre todos; estamos convencidos de que la Paz se construye en las regiones, y lo que se viene ahora, luego de que el Congreso, con la vía libre dado por la Corte Constitucional para ello, apruebe los temas que lleven al establecimiento de una Paz estable y duradera. Creo, con firmeza, que lo mejor que le puede ocurrir a nuestro país, luego de más de 50 años de violencia, es que comencemos a vivir una época de Paz”.

Por su parte, el mandatario de los bolivarenses manifestó que “la aprobación por la Corte Constitucional del Fast track para lograr rápidamente la implementación del Acuerdo de Paz es una gran noticia, ya que confirma que la vía del trámite por el Congreso es legítima y legal”. En declaraciones a este portal luego de la histórica decisión, Turbay Paz señaló, complacido, que “el país requería un trámite expedito para consolidar el proceso de paz, y ello -afortunadamente – será muy pronto una realidad”. “Nos alegra mucho que el control constitucional se haya surtido de manera positiva”, expresó, tras lo cual recalcó que “la Paz avanza y Bolívar celebra”.

Más reacciones de la dirigencia local

El presidente electo del Concejo para el 2017, Lewis Montero Polo, manifestó sobre la decisión de la Corte Constitucional que “el Fast track, aunque genere controversia en algunos sectores de la sociedad y de la clase política, es una medida necesaria porque la fragilidad que a momento nuestra el proceso, especialmente por el asesinato de algunos líderes sociales, amerita decisiones urgentes que no deberán reñir con el orden constitucional, puesto que las leyes que apruebe el Congreso, así como los decretos con fuerza de Ley que suscriba el presidente Santos con la correspondiente autorización, deberán ser revisados por la Corte.

El exgobernador Juan Carlos Gossaín manifestó sobre el tema: “Con la refrendación política en el Congreso y la ratificación jurídica en la Corte Constitucional, la suerte está echada a favor de los Acuerdos de Paz, e igualmente está claro que institucionalmente el camino se encuentra despejado. Habrá polarización de los sectores políticos y tendremos un año lleno de dificultades en la implementación de las acciones; pese a ello, el país entero ha asumido el momento histórico que vivimos y en medio de posturas encontradas, lo que no necesariamente es malo o negativo, se sigue construyendo un nuevo horizonte sin los nubarrones de la violencia armada”. Para el exmandatario, “mientras los desacuerdos sean verbales y podamos en un acto de respeto nacional declarar nuestras diferencias, estaremos más cerca de una paz tangible, de carne y hueso, y más lejos de una paz simbólica”.

De acuerdo con el Alto Consejero para el Postconflicto en Bolívar, Jorge Cárcamo Álvarez, “la decisión de la Corte Constitucional de darle luz verde al mecanismo del Fast track es la mejor noticia para todos aquellos colombianos que hemos soñados con un país en Paz. Un país donde el pensamiento plural sea respetado y un país donde se trabaje por cerrar las brechas de la pobreza entre el campo y la ciudad; un país donde el campesino tenga oportunidades de alejarse de los cultivos ilícitos y regresar a los cultivos tradicionales. Es la posibilidad de tener una democracia más robusta y respetable, en donde todos podamos resolver civilizadamente y en paz nuestros disensos”.

El exprocurador delegado para la Moralidad Administrativa Fabio Castellanos Herrera, tras manifestar que “aplaudo la decisión de la Corte Constitucional”, manifestó que “esto demuestra que la Constitución no es letra muerta; ella se actualiza por sus intérpretes válidos. Hoy podemos decir que con esta decisión jurídico – política se acaba el conflicto armado más antiguo del hemisferio y se evitarán millares de víctimas; viva el fin de la guerra y ahora a construir la Paz”.

El presidente electo de la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar, Jorge Mendoza Diago, conceptuó sobre el tema que “más que una decisión de hondo calado jurídico, la decisión de la Corte Constitucional de dar vía libre al Fast track que permitirá un trámite extraordinario a las leyes para la implementación de los acuerdos, se trató de ser consecuentes con la realidad nacional e internacional para permitir la refrendación de una paz rápida”.

El ambientalista Rafael Vergara Navarro, quien participó en el proceso de diálogo entre el Gobierno Nacional y el M-19, manifestó que “la Constitución del 91 estableció como valor supremo la Paz, y este espíritu se manifestó con contundencia al autorizar la Corte la aplicación del Fast track. Implementar con la celeridad que requiere el paso a la vida civil de la Farc, la Justicia Transicional y las reformas acordadas es una medida excepcional que los magistrados reconocen como necesario”.  Según Vergara, “la Corte con su fallo entendió que al alcanzar la Paz se garantiza la existencia de la Constitución, el Estado Social de Derecho y la Justicia Social”.

El investigador y docente universitario Alberto Abello Vives señaló que “con esta tan esperada decisión ya todo el Estado colombiano y las distintas ramas del poder suman para implementar los Acuerdos de La Habana. En cada una de ellas las mayorías harán posible que avancemos hacia la Paz”.

El abogado y dirigente cívico Danilo Contreras Guzmán manifestó que “el respaldo de la Corte al Fast track era indispensable para avanzar en el desarme e incorporación de las Farc a la vida civil. No hay duda de que las autoridades han hecho un esfuerzo enorme para someter los acuerdos al ordenamiento jurídico. Las instituciones están demostrando que actúan como tamiz para que la negociación se ajuste al estado constitucional y social de derecho”.

Para el decano de la Facultad de Derecho de la Corporación Universitaria Rafael Núñez, Carlos Almanza Ágamez señaló que “el fallo de la Corte Constitucional sobre Fast track resulta determinante para el éxito del acuerdo de cese del conflicto firmado. A mi juicio, es el triunfo de la razón sobre las voces que buscan el fracaso de los acuerdos. Más allá de razones jurídicas a favor y en contra, no se puede desconocer que los fallos de la Corte Constitucional son determinaciones políticas más que jurídicas. Y es precisamente en ese contexto político, tanto nacional como internacional, donde se justifica darle seguridad jurídica a los acuerdos, para garantizar que la Paz con las FARC sea sostenible y viable política y jurídicamente”.

Y el médico y politólogo Wilmar Polo Vega consideró que “en un país donde para muchos el protagonismo parece más importante que la verdadera paz, y donde las fuerzas oscuras de la misma línea de los que aniquilaron a los miembros de la UP siguen presentes, garantizar la pronta implementación de los acuerdos con las FARC es una medida sensata y preventiva, que no pasa por alto la Constitución, porque sí hubo debate previo en el Congreso y lo que se apruebe de ahora en adelante, igualmente, estará revisado por la Corte Constitucional”.

Contexto:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial