Las inquietudes siguen

danilo-contrerasPor Danilo Contreras Guzmán *

He expresado inquietudes ante la decisión del Distrito de entregar la ejecución del Plan Maestro de Drenajes Pluviales a Edurbe, aduciendo que una entidad carente de recursos financieros carece por la misma razón de capacidad administrativa, de contratación, vigilancia y control para asumir un reto vital para la ciudad.

En su columna en El Universal, el exconcejal David Múnera Cavadía expuso similares dudas al preguntar: “¿Cómo se le ocurre al alcalde proponer a Edurbe?”. Por su parte, el doctor Jaime Bonet Morón, en su opinión dominical en el mismo diario, manifestó que para lograr sostenibilidad en proyectos como el PMDP se necesita blindar técnicamente a los organismos encargados de su ejecución.

En días subsiguientes se han conocido por la prensa algunos detalles sobre la iniciativa.

A partir de la información publicada me asaltan las mismas inquietudes y otras que comparto para el necesario debate público. La primera duda nueva es saber de dónde sale la cifra de $300 mil millones -equivalente a la I fase del proyecto – si el alcalde Manolo Duque Vásquez ha dicho que aspira a tener listos diseños e ingeniería de detalle en mayo del año próximo. Si uno no sabe con exactitud qué va a construir, mal se hace al dar una cifra y solicitar permiso al Concejo Distrital para ceder rentas a Edurbe por valor de $16.500 millones anuales, durante 15 años, que sumarían unos $247 mil millones de hoy, que con intereses y costo del dinero redondearían la cifra inicial. Esas rentas corresponden a Sistema General de Participaciones de agua y saneamiento básico y propósito general de libre inversión, que a su vez cede la Nación al Distrito.

Lo otro es que el alcalde anuncia que Edurbe será reestructurada, con lo cual quedaría sin piso el cuestionamiento sobre la capacidad institucional de la entidad para asumir este reto. Pero el adagio dice que primero es lunes que martes, de modo que hubiese sido deseable que antes de ceder rentas se tramitara la reestructuración o cuando menos que esta se discutiera coetáneamente con la cesión, si es mucha la prisa.

Pero el meollo está en el imaginativo modelo financiero propuesto. La idea es la siguiente: El Distrito cede a Edurbe las rentas mencionadas, a fin de que Edurbe pueda presentar la solidez económica que hoy no tiene y salir a contratar por ‘licitación’ un crédito con un constructor y “en vez de endeudarse con un banco se endeuda con un constructor que pone los recursos”, como se lee a la letra en El Universal de 6 de diciembre. Además se entiende que quien pone los recursos ejecuta la I fase en 2 años y cobra el retorno de lo invertido durante los 15 años pactados para la cesión de las rentas. Una especie de APP de nuevo cuño. Bueno, doctores tiene la Santa madre iglesia.

La pregunta, en últimas, es: ¿en qué términos se tomaría el crédito y cuál será el criterio determinante para adjudicar, la plata o la capacidad técnica del ‘constructor prestamista’?

 

* Abogado especialista en Derecho Administrativo y candidato a Maestría en Derecho con énfasis en Derecho Público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial