Un sueño hecho realidad

amylkar-acosta2Por Amylkar Acosta Medina *

Este es un sueño hecho realidad. Por años la región Caribe venía impulsando el proyecto para instalar una planta regasificadora, que permitiera importar gas natural cuando este escaseara en el mercado regional y se presentara un déficit de suministro. Como es bien sabido, el mayor parque térmico de generación del país se encuentra en la región Caribe y este esde lejos el mayor consumidor de gas natural, al tiempo que, por una disposición regulatoria, está en la cola de las prioridades de abastecimiento del mismo ante eventos de escasez.

En los últimos años se pasó de la abundancia de gas natural, proveniente básicamente de los campos de Ballenas, Riohacha y Chuchupa en La guajira, a cierta holgura, que se tornó en escasez más recientemente como consecuencia de la declinación de sus reservas. El efecto no se hizo esperar, el año anterior y a comienzos de este, debido al fenómeno de El Niño, que esta vez fue más severo y prolongado que los anteriores, se requirió al máximo la capacidad de generación de las térmicas, lo cual estresó aún más la demanda de gas natural. Ello, además de disparar los precios del gas natural en la región Caribe, con todas sus consecuencias, obligó a varias de las plantas eléctricas a operar con combustibles líquidos, especialmente fuel oil, mucho más costosos, lo cual repercutió a su vez en alzas de las tarifas de la energía que tuvieron que pagar los usuarios. Ello tuvo mucho que ver con las dificultades que tuvieron los generadores térmicos para garantizar su oferta en firme de energía en condiciones de hidrología extrema y los inconvenientes que se presentaron con respecto a la operatividad del cargo por confiabilidad.

Precisamente, por previsión, justamente para que esto no fuera a ocurrir, fue por lo que le dimos toda la prioridad a nuestro paso por el Ministerio de Minas y Energía sacar este Proyecto adelante, el cual fue promovido por el Grupo Térmico, que se constituyó como tal, integrado por TEPSA, Termocandelaria, y Zona Franca Celsia, liderado por PROMIGAS, el cual puso al frente como desarrollador del mismo a la Sociedad Portuaria El Cayao y se determinó su ubicación en el Complejo industrial de Mamonal en cartagena. Con el objetivo de viabilizar el Proyecto se expidieron las resoluciones 062 de 2013 y 022 de 2014 de la CREG, mediante la cual se le asignó el “ingreso remunerado” que garantizara el retorno de la inversión a sus promotores (US $142 millones + US $300 millones adicionales del barco nodriza fondeado en la Península de Barú) y de este modo le diera viabilidad. Este Proyecto ha debido entrar a operar en diciembre de 2014, pero por distintas circunstancias ajenas a ellos no entró a tiempo y por ello nos vimos en calzas prietas para evitar que el país tuviera un racionamiento del servicio de energía en el primer semestre de este año por cuenta del Niño. Esta fue una de las lecciones aprendidas que nos quedaron de la crisis que este provocó, para que no se vuelvan a repetir los errores y desaciertos que avocaron al país a un virtual racionamiento. Ahora estaremos mejor preparados para enfrentar tal contingencia.

Pero, más vale tarde que nunca y con su entrada en operación el país gana en seguridad energética y esta planta regasificadora va a cumplir el papel de estabilizador de los precios del gas natural, ya que va a servir de respaldo a la oferta y le va a evitar al país unos costos mayores como aquellos en los que se ha incurrido anteriormente, los cuales terminaron pagando los usuarios. Colombia se integra ahora al mercado internacional del gas natural, en el cual EEUU se ha convertido en uno de los principales jugadores merced a su revolución del shale gas. Se estima que el costo de oportunidad de no contar con esta planta sería del orden de los US $600 millones anuales, que ahora se los ahorrará el país. Esta planta posee una capacidad de suministro de 400 millones de piés cúbicos diarios de gas natural, los cuales servirán de colchón de seguridad para todo el sistema energético del país. Con la disponibilidad permanente de este volúmen de gas natural se podría generar el equivalente a 17.000 GWH/año de energía, satisfaciendo el 100% de la demanda de energía de la región Caribe, 27% de toda la energía que se consume en Colombia, aproximadamente.

Ello es tanto más importante si tenemos en cuenta que, según la UPME, las reservas probadas de gas natural sólo le alcanzarán al país para autoabastecerse hasta el año 2023. Al disponer de las facilidadades de esta terminal regasificadora se podrá asegurar el abastecimiento, toda vez que ahora se contará con esta nueva opción como fuente de suministro. Es bien sabido que, además de la estrechez de la oferta de bgas natural en el país, la capacidad de transporte de la red de gasoductos con la que se cuenta sigue siendo limitada y allí tenemos un cuello de botella que impide llevar mayores volúmenes de gas natural desde sus centros de producción a los centros de consumo.Se puso de manifiesto recientemente: mientras en el centro del país se tenían excedentes de gas natural, en ela región Caribe había un déficit, pero no había forma de satisfacer este con aquellos por la saturación en la capacidad de transporte. Saludamos, entonces, este acontecimiento que, a no dudarlo, constituye un aporte importantísimo a la dinámica económica de la región Caribe que se había visto frenada por cuenta de la escasez del gas natural.

Ya que contamos con esta planta regasificadora en la región Caribe, se precisa considerar seriamente la instalación de otra planta regasificadora en el Pacífico, que cuenta ya con una empresa promotora de este proyecto, Puertos, Inversiones y Obras S. A, con el fin de que el país quede blindado y no esté expuesto a que se repitan episodios como el que por fortuna pudimos superar con éxito recientemente. Y hacia el futuro habrá que retomar también el proyecto de instalar en La guajira una planta bidireccional, gasificadora y de licuefacción al mismo tiempo, que permita importar gas natural cuando haya déficit y exportar cuando tengamos excedentes, sobre todo ahora cuando se están acometiendo en una zona adyacente a la Península ambiciosos proyectos de exploración de gas natural y ya se sabe de la existencia de prospectos muy importantes, destacándose entre ellos el los descubrimientos de campos tan promisorios de gas como Orca 1 y Kronos en el Bloque Tayrona y el de Molusco I, en el que se estrena ECOPETROL como operador directo del mismo, en solitario.

Huelga decir que la instalación de estas plantas regasificadoras no tiene por qué desanimar la inversión ni a los inversionistas en su apuesta por encontrar más reservas en el país, para lo cual se precisa estimular la exploración, tal como se viene haciendo con las expedición de toda una batería de medidas por parte de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) entre ellas las zonas francas off shore, de las cuales la Sociedad Portuaria El Cayao es una de ellas. Por el contrario, en la medida que dichas plantas robustecen la capacidad de suministro con una mayor disponibilidad de moléculas de gas natural, ello contribuirá a ensanchar el mercado y bien dijo John Maynard Keynes que “toda demanda crea su propia oferta”. Colombia, dada su envidiable posición geográfica, por ser, como lo dijo López de Mesa, está llamada a convertirse en un hub regional en el mercado del gas natural, como ya lo es en el eléctrico. De modo que la instalación de esta planta regasificadora en el Caribe y hacia el futuro la del Pacífico van a dar lugar a un círculo virtuosodel gas natural del cual van a salir gananciosos los consumidores del mismo. Enhorabuena!

 

* Presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial