Efecto mes de nacimiento

??????????Por Felipe Merlano de la Ossa *

El economista español Xavier Sala i Martín acaba de publicar su libro ‘Economía en colores’.  Es un texto en el cual los capítulos se titulan con nombres de colores: rojo, lila, azul, naranja, amarillo, rosa, verde y granate. Los mismos de las chaquetas que combina con camisa y pantalón negros en sus programas de video y tv de Cataluña. En esta obra trata en forma inteligente, sencilla y entretenida asuntos relevantes de la economía posmoderna.

El capítulo 4, correspondiente al color naranja, plantea el interrogante: ¿Dónde están los niños de diciembre? Con la excusa del mes de nacimiento de reconocidos deportistas y los estudios de sociólogos canadienses, profundiza en la importancia de la educación, la innovación y los sistemas educativos que aplicamos en escuelas y colegios.

El punto de partida está en la observación de los sociólogos Barnsley, Thomson y Lagault en 1985, quienes descubrieron que la mayoría de los jugadores de hockey sobre el hielo de primera categoría de Canadá han nacidos en el primer semestre del año. A esa misma conclusión se llega en estudios realizados en otros deportes y países. En el fútbol, por ejemplo, son robustos los datos encontrados en Argentina y España.

En el país austral, un trabajo de Alain Daitch con 929 futbolistas de primera categoría permitió conocer que el 34,7% de ellos nació en el primer trimestre, el 26,5% en el segundo, el 22,3% en el tercero y el 16,5% en el último trimestre. Es decir, más del 60% son del primer semestre, y los nacidos en el primer trimestre duplican a los nacidos en el cuarto. De hecho, 142 jugadores nacieron en enero y solo 40 en diciembre.

En la lista de jugadores del equipo ibérico F.C. Barcelona que ganaron en 2015 su segundo triplete (la Liga, la Copa del Rey y la Champions), se observa que el 75% nacieron entre enero y junio; este dato se eleva a 82% si se excluye a 2 que no pudieron jugar esa temporada. Lo más llamativo de esta lista es que ninguno de ellos nació en diciembre. Otro estudio sobre jugadores de la juvenil B del Barça, señala que de los 202 niños seleccionados, 171 nacieron en el primer semestre y 41 en el segundo. Sala i Martín afirma que “el 77% de los futbolistas que jugaron el último mundial de Brasil habían nacido entre enero y junio”. Otros nacimientos interesantes son: Ronaldo (febrero), Neymar (febrero), Mesi (junio), Falcao García (febrero), Ribery (abril), Robben (enero), Suárez (enero), Bufón (enero), Casillas (mayo) y Neur (marzo).

Estos datos inquietantes me llevaron a mirar qué pasaba con los beisbolistas colombianos que han llegado a las grandes ligas. Los resultados vuelven a ser sorprendentes: Luis Castro (noviembre), Orlando Ramírez (diciembre), Joaquín Gutiérrez (junio), Édgard Rentería (agosto), Orlando Cabrera (noviembre), Jolbert Cabrera (diciembre), Emiliano Fruto (junio), Ernesto Frieri (julio), Julio Teherán (enero), José Quintana (enero), Donovan Solano (diciembre), Jhonatan Solano (agosto), Dilson Herrera (agosto), Sugar Rey Marimón (septiembre), Giovanny Urshella (octubre), Yonatan Barrios (diciembre), Tayron Guerrero (enero), Dayán Díaz (febrero) y Jorge Alfaro (junio). Es decir, de 20 bigliguers, 12 (60%) nacieron en el segundo semestre y 8 peloteros (40%) nacieron en el primero.

Los argumentos para explicar lo que ocurre en el fútbol son que los jugadores de enero le llevan 11 meses a los de diciembre y por lo tanto son relativamente más altos, más fuertes, tiene más tiempo de entrenamientos, son más hábiles y maduros sicológicamente. ¿Por qué no se presenta la misma situación en los beisbolistas colombianos que han llegado a la gran carpa? ¿Las dinámicas en estos dos deportes son así de antagónicas? ¿Responden a lógicas y realidades tan diferentes? ¿Estas correlaciones no son tan sólidas como dicen los científicos sociales? ¿O existe un factor oculto, no observado?

Lo que resulta interesante para analizar, es el argumento que maneja Malcon Gladwell, sociólogo canadiense, en su libro ‘Fueras de Serie’ (Outliers).  Al estudiar a gente excepcional, hombres y mujeres que salen de lo cotidiano, entre ellos grandes deportistas, este periodista del New Yorker encuentra que los factores de su éxito se encuentran en la actitud ante el trabajo, el legado cultural y la suerte.

Lo de la suerte no lo podemos manejar; lo del legado cultural es un tema de mediano y largo plazo. Por el momento, el mensaje para nuestros niños, niñas y adolescentes es que más allá del talento innato y la inteligencia, hay que estudiar más horas al día, y practicar, practicar y practicar.

 

* Economista con especialización en Finanzas y Legislación Financiera. Exsecretario General

y exsecretario de Hacienda de Cartagena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial