Confunde y reinarás

diana-mtz2Por Diana Martínez Berrocal *

“La profecía se está cumpliendo… pero aquí estamos para librar una guerra espiritual”, era el eslogan del ‘Pacto Cristiano por la Paz’, un evento en el que se dieron cita en Bogotá casi mil pastores de toda Colombia que rechazaron el acuerdo de Paz de La Habana para presentar sus propuestas de ajustes ante el gobierno nacional.

Un grupo de pastores líderes le dieron la introducción al encuentro: “Tenemos que cristianizar la política porque se nos vienen cosas peores. Si hubiera ganado el Sí habrían reemplazado la Constitución y se eliminaba la familia, pero ya perdoné al presidente Santos”. A su turno, otro pastor agregó: “todos sabemos que el acuerdo de La Habana estuvo pactado con brujería y santería. Fuera el comunismo, fuera el enemigo, fuera las Farc…”

Las conclusiones de ese encuentro se condensaron en un documento con varias propuestas que llevaron a una reunión dos días después con Cristo. Sí, con Cristo; pero aclaro: el ministro del Interior.

Confieso que tuve que leer varias veces las propuestas porque no entendía de dónde salían semejantes aseveraciones e interpretaciones; nunca había leído tanta incoherencia junta. Y eso no es lo que me preocupa; lo que realmente me tiene abismada es que la gente lo crea.

Estas son -literalmente – algunas de las propuestas:

1. “Que se elimine la expresión “ideología de género de los acuerdos”.

Señores, no existe, no aparece, no se registra, en ninguna de las 297 páginas de los acuerdos y sus anexos, la expresión “ideología de género”. Aquí la única ideología que está clara es la ideología política con la que ustedes se identifican.

2. “Con relación a la propiedad privada, la Farc tienen como persona ejemplar a Chávez, entonces esto nos lleva a pensar que puede suceder lo de Venezuela”.  

¿Qué tiene que ver el caldo con las tajás? Y además, ¿qué les preocupa? Si en el peor de los casos nos llegáramos a convertir al ‘castro-chavismo’ (que realmente lo veo improbable), el patrimonio de sus iglesias irían a los más necesitados; bienaventurados; y así reduciríamos un poco las brechas sociales de este absurdo capitalismo donde algunos tienen opulencia, abundancia y excesos y otros se acuestan sin haber probado un bocado de comida.

3. Si hubiera ganado el Sí habrían reemplazado la Constitución y se eliminaba la familia.

No comprendo cuál es el fundamento de tan insólita afirmación. Teníamos veedores internacionales de toda índole con los ojos puestos sobre los acuerdos y coadyuvando cada letra. Tratados internacionales suscritos por Colombia respaldaban jurídicamente el documento. Los acuerdos tenían todo el asiento constitucional y legal. Otra cosa es que ustedes no estuvieran de acuerdo con los acuerdos y eso es absolutamente valido; ese no es el problema; el problema está en la incoherencia de sus argumentos (los cuales cacarearon en campaña) y que se reflejan en la incongruencia de estas propuestas. Y con relación a qué la familia se iba a extinguir, sí que no tengo ni idea que quisieron decir con eso.

4. “Los acuerdos hablan de prohibir la discriminación y esto puede ser entendido extensamente como la prohibición a las iglesias de manifestarse en contra del matrimonio gay, porque leyendo los pasajes de la biblia eso se considera ‘sodomizacion’ y no vamos a aceptar el matrimonio de dos personas del mismo sexo y mucho menos que nos lleven a la cárcel por decirlo”.

Aquí lo que entiendo es que les preocupa que los acuerdos prohíban la discriminación, porque ustedes quieren discriminar a los homosexuales. Luego, entonces, ustedes reclaman licencia para agarrar la piedra y lapidarlos, pero les da miedo ir a la cárcel por eso. Aquí no solo se contradicen sino que, además, con esta postura hacen carambola, porque no solo están violando la Constitución que tanto defienden, ya que el derecho a la dignidad humana, a la igualdad, al libre desarrollo de la personalidad, entre otros, son amparados por la carta política, sino también los principios bíblicos que ustedes mismos predican. ¿Con que autoridad moral juzgan y miran la paja en el ojo ajeno…? Una cosa es interpretar la biblia a nuestros intereses y otra cosa es interpretar la norma jurídica.  ¡Por Dios, Zapatero a tus zapatos!

5. “Pedimos un censo único para cristianos y pastores víctimas de la violencia”.

¿No es eso discriminatorio? ¿O cuál es la diferencia entre un pastor víctima de violencia y una persona mundana o atea víctima de violencia?

6. “No estamos de acuerdo con la justicia transicional porque no se ha tratado con el enfoque del perdón cristiano” y pedimos que se elimine de los acuerdos la participación política de los guerrilleros”.

¿Qué la justicia transicional no tiene el enfoque del perdón Cristiano? Este es el punto más incoherente de las propuestas. Si precisamente no hay un ejemplo más claro de perdón que el de Cristo.  Un perdón que es para los pecadores, para los que están condenados; porque los que creen que ya están salvados, no lo necesitan. La justicia transicional es una muestra de esa misericordia divina con quienes andaban en la ilegalidad. Ustedes, que están llamados a evangelizar, a dar testimonio de perdón, a hablar palabras de bendición y no de maldición y a centrarse en el mensaje de Cristo (otra vez: no me refiero al ministro; me refiero al hijo de Dios), se meten en la política y no precisamente para mediar a la reconciliación desde un punto neutral, sino para militar con camiseta, botas y bandera, posturas parcializadas y sesgadas al mejor estilo de la oposición y condenar al fuego del infierno a los demás bajo el sofisma de que “Dios me dijo…”.

Política y religión no son un buen coctel. Nadie puede servir a dos señores, nos advierte la biblia, porque aborrecerá a uno y amará al otro. Siendo esto así, ¿no es mejor andar en la verdad y predicar la palabra que andar en política y confundir a la gente con falacias?

7. “Que los acuerdos de la Habana estuvieron pactados con brujería…”

Bueno, con las brujitas sí que no tengo ningún tipo de contacto. Lo único que sé es que el 31 de octubre es el día de ellas: “Triki-Triki, halloween, quiero dulces para mí; si no hay dulces para mí, se les crece la nariz”.

 

* Abogada especialista en Derecho Público y en Sociología Política.

1 Comment

  1. marlo valencia gonzalez dice:

    Para algunos del cristianismo, piensa que Dios Jehova, va a venir en persona a dar la PAZ, por esta bien claro que el en su palabra dice que todo que promulgue PAZ será compensado y no entiendo de lo que hablan de hacer el bien no tengan claro que si la humanidad piensa no seguir combatiendo entre sí, eso es parte de la PAZ, pastores o predicadores de la palabra se equivocaron y ustedes contribuyeron para tener el pueblo en so sobra, con sus mentira ojo que la mentira es pecado y Dios aborrece al falso ustedes han hecho más daños que los grupos insurgente, por que han sido hipócrita con sus feligreses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial