Drenajes pluviales: la obra prometida… ¡jamás cumplida!

javier-j-bejarano2Por Javier Julio Bejarano *

Unos de los grandes proyectos en deuda, que viene a la memoria de los cartageneros cada vez que empieza la temporada de lluvias, sin duda es el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, que lleva en el tintero varias décadas y no ha podido ser ejecutado. Al parecer no ha existido el líder que se coloque los pantalones para gestionar los recursos y asumir el precio político de realizar una obra de tal magnitud. El problema surge porque un gran porcentaje del crecimiento urbano se ha dado de manera espontánea e informal sin ajuste a las normas urbanísticas, lo cual ha generado que muchos barrios se encuentren ubicados en zonas bajas, anegadizas o en orillas de los canales y caños.

Esta problemática tiene un impacto negativo en las miles de familias que se ven afectadas perdiendo sus pertenencias en cada ola invernal y a la vez colocándose en riesgo de contraer enfermedades productos de aguas estancadas y sucias. A todo esto hay que sumarle el tema del cambio climático que nos advierte que las mareas están subiendo considerablemente y que, si Cartagena no toma acciones serias y contundentes, varios barrios de la ciudad estarían en grave peligro de no ser habitables o aún peor de desaparecer. Cada año que pasa, la necesidad solucionar esta problemática aumenta, así como los impactos negativos al interior de las comunidades. Basta con que recordemos lo que sucedió hace poco con el coletazo del huracán Matthew que afectó a alrededor de 5.000 mil familias, lo que se traduce en alrededor de 20.000 personas en aproximadamente 60 barrios de la ciudad según cifras de la Oficina de Gestión de Riesgos.

Yo fui testigo del último intento de convertir este proyecto realidad; fue durante el gobierno de la alcaldesa Judith Pinedo Flórez. En ese entonces se logró avanzar en estudios de factibilidad, asesorados por técnicos expertos del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) de Bogotá y dela Universidad de Cartagena. En esa ocasión el proyecto quedó en la puerta del horno: se logró llevar hasta la generación de facturación por concepto de valorización (estrategia de financiación que en ese momento se estableció). La obra -para ese entonces año 2010 – tenía un valor aproximado en su fase inicial de $268 mil millones, y precisamente su valor y su forma de financiación fue la piedra del zapato debido a que los propietarios de predios ubicados en estratos altos, zona industrial, turística y comercial de la ciudad, se convirtieron en enemigos acérrimos del proyecto porque, por el modelo de valorización, tenían que hacer aportes cuantiosos. Fue tanta la oposición que efectivamente lograron que el proyecto se frenara en seco.

Hace poco el alcalde Manuel Vicente Duque y varios senadores bolivarenses se dieron cita para intentar una vez más darle vida a esta megaobra prometida. Lo cierto es que el mismo alcalde tiene claro que la misma no puede ser costeada en su totalidad por el Distrito y se necesita ayuda del Gobierno Nacional. También se conoció por parte de la misma Alcaldía que actualmente la solución total tiene un costo aproximado de $1,5 billones y se necesita, para iniciar las obras, la no despreciable suma de $300 mil millones.

Ahora bien, si estudiamos el contexto que nos rodea en la actualidad local y nacional tenemos que el Distrito de Cartagena se encuentra en grave riesgo de entrar en quiebra, por una gran deuda adquirida en la gestión anterior, y, por otro lado, tenemos un Gobierno Nacional concentrado en salvar al país de una posible crisis económica con una nueva reforma tributaria y gestionando por cielo y tierra recursos para el eventual postconflicto.

Ante estas realidades me surge la inquietud: ¿Será esta la Administración que al fin ejecute esta obra o estamos condenados los cartageneros a vivir literalmente con el agua hasta las rodillas, aún por mucho tiempo más?

* Docente Universitario, Emprendedor y Líder de Opinión

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial