Medallas y sociedad

??????????Por Felipe Merlano de la Ossa *

Finalizaron los Juegos Olímpicos de Río de 2016. Colombia logró su mejor participación en la historia de este torneo mundial, al obtener 3 medallas de oro, 2 de plata y 3 de bronce. Como es apenas normal, se han publicado múltiples análisis y comentarios sobre los logros alcanzados por nuestros atletas. Sin embargo, hay una mirada que nos genera interés: ¿cómo se relacionan estos resultados con la realidad de la sociedad nacional?.

En Colombia, las cifras del DANE sobre la composición por sexo nos indican que el número de personas de sexo femenino es relativamente mayor que el masculino: 51% mujeres y 49% hombres. Pues bien, en el medallero olímpico de oro se mantiene esa tendencia. De las 3 medallas de oro, 2 fueron obtenidas por mujeres, Caterine Ibargüen -atleta de salto triple- y Mariana Pajón, bicicrocista. Por el lado de los hombres, el oro fue ganado por el pesista Óscar Figueroa. En las medallas de plata hay paridad con Yuri Alvear (mujer) y Yubérjen Martínez (hombre). En bronce se cambia la relación a dos hombres y una mujer: Carlos Alberto Ramírez, Luís Javier Mosquera e Ingrit Valencia. En total fueron 8 medallas distribuidas de a 4 para cada sexo (50% y 50%).

Desde la dimensión de la pertenencia étnica, las cifras oficiales del DANE muestran lo siguiente: 85,9% de los colombianos se consideran sin pertenencia étnica, 10,6% afrocolombianos, 3,4% indígenas, 0,01% Rom (gitanos). Ahora bien, el mismo DANE y otros analistas, al clasificarnos por raza, sugieren que los mestizos somos la mayoría, seguidos de los blancos, indígenas, palenqueros, raizales y Rom-Gitano. Las medallas obtenidas en Río 2016 muestran esa sociedad nacional con una sólida base multicultural con mestizos y afros como Caterine, Óscar, Yuri, Yubérjen, Ingrit y Luís Javier; así como paisas de rasgos blancos como Mariana y Carlos Alberto.

Desde la estratificación social, es bastante conocido que los estratos socio-económicos 1, 2 y 3 albergan al mayor número de colombianos y colombianas. Una publicación del diario Portafolio nos dice que estos tres estratos representan casi el 80% de la población nacional. Por sus historias contadas, es evidente que la mayoría de nuestros deportistas han salido de hogares con una situación económica frágil y, en algunos casos, vulnerables. Que son hombre y mujeres que han tenido que enfrentar grandes dificultades económicas como ese 80%.

Desde la religión también existe una correlación entre medallistas y sociedad. En diversas estimaciones se calcula que alrededor del 90% de los colombianos somos católicos o protestantes. Por las manifestaciones de nuestros medallistas al obtener sus triunfos, es fácil colegir que, al darle gracias a Dios por su triunfo, los deportistas colombianos son practicantes o seguidores de estas dos manifestaciones del cristianismo.

En lo atinente al origen regional de los medallistas y la ubicación en el medallero de los Juegos Nacionales también existen conexiones. En los Juegos de 2015, el Departamento de Antioquia quedó en el primer lugar, seguido por Bogotá D. C. y Valle. De los 8 medallistas olímpicos, 5 son oriundos de Antioquia (Caterine, Yubérjen, Óscar, Mariana y Carlos Alberto), 2 son nacidos en el Valle del Cauca (Yury y Luís Javier) y uno en el Cauca (Ingrit). Algunos de estos atletas y sus familias también han padecido los rigores del desplazamiento forzado por los violentos.

En distribución por sexo, raza, estratos sociales, religión, región y conflicto armado, nuestros medallistas se parecen mucho al promedio de la sociedad colombiana. ¡No esperábamos menos!

 

* Economista con especialización en Finanzas y Legislación Financiera. Exsecretario General

y exsecretario de Hacienda de Cartagena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial