En los Montes de María recuerdan a las víctimas de la masacre de Los Guáimaros

montes-paz

Catorce años después de haberse cometido la Masacre de Los Guáimaros, una finca localizada en el corregimiento de Corralito, jurisdicción del municipio de San Juan Nepomuceno, los familiares y amigos de las víctimas aún mantienen viva la esperanza de saber quiénes fueron los victimarios.

Durante la conmemoración del cruento acontecimiento, cuyos actos centrales se llevarán a cabo en las instalaciones de la Institución Educativa Darío Arrieta Yépez, se buscará además abrir un espacio de exigencia de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

De acuerdo con los promotores del evento conmemorativo, se buscará además honrar la memoria de las 15 víctimas: ocho personas que fueron asesinadas el 30 de agosto de 2002 en las fincas El Tapón y Los Guáimaros, y siete que fueron asesinadas un día después, cuando acudieron a la zona intentando rescatar los cuerpos de sus parientes y amigos.

La jornada ha sido organizada con el apoyo, entre otros, de la Defensoría del Pueblo Regional Bolívar, la Alcaldía de San Juan Nepomuceno, el Colectivo de Comunicaciones Montes de María y diversas organizaciones sociales.

Los actos conmemorativos se iniciará este martes 30 de agosto a las 6 de la tarde en el parque central de San Juan Nepomuceno, donde se desarrollará una misa campal. Al día siguiente: el miércoles 31, a partir de las 9 de la mañana en la Institución Educativa Darío Arrieta Yépez, se realizará el foro ‘Verdad, justicia y resiliencia’, en el cual participarán familiares de las víctimas de Los Guáimaros y  líderes de organizaciones de víctimas de los Montes de María, entre ellos Rafael Posso (San Juan Nepomuceno), Juana Ruíz (Mampuján), Rosemberg Barón (San Onofre, Sucre) y Soraya Bayuelo (El Carmen de Bolívar). Ese mismo día, a las 11 de la mañana, en el parque Olaya del mismo municipio, se ofrecerá una ofrenda floral en honor de los 15 masacrados.

Los hechos

El 30 de agosto, cinco trabajadores de la finca Los Guáimaros: Francisco Contreras Lang, Eugenio Mercado García, Manuel Yépez Muñoz, Sergio Herrera Barrios y Joaquín Ortega, fueron acribillados por unos individuos que, de acuerdo con testigos, vestían prendas militares. A varias de las víctimas las encontraron en las afueras de la finca, con torturas y tiros de gracia. Ese mismo día, en la finca El Tapón, a lado de Los Guáimaros, fueron asesinados otros tres campesinos: Danilso Cantillo Meléndez, Edilberto Federico Meléndez y Manuel Tapia Pájaro.

Al día siguiente, varios amigos y familiares de las víctimas salieron en búsqueda de los desaparecidos -se decía en esos momentos que habían sido secuestrados – y también fueron ultimados. En un jeep viajaban siete personas: Manuel Luna Barrios, Andrés Romero Quintana, Rafael Barrios Serrano, Roberto Blanco Rodríguez, José Luis Contreras Ardila, Rafael Santana Manjarrés y Rider Ramírez Cantillo. Todos ellos fueron asesinados.

Un segundo grupo que decidió también intentar rescatar a los supuestos secuestrados, compuesto por cinco campesinos, no alcanzó a llegar al lugar de los hechos. El vehículo en el que viajaban, providencialmente, se varó en el camino.

Conocidos los hechos, agentes estatales y voceros del Ejército informaron a la opinión pública que los autores de la masacre habían guerrilleros del Frente 37 de las Farc. Sin embargo, esa información nunca fue confirmada, como tampoco se confirmó una versión que surgió años después: la de que fue uno de los tantos crímenes que a lo largo del país venían perpetrando las autodefensas.

No obstante, para esa época, ni los subversivos ni los paramilitares reconocieron haber sido los victimarios. Durante las audiencias de Justicia y Paz realizadas en el marco de los acuerdos suscritos por las Autodefensas de Colombia con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, ningún paramilitar admitió haber tenido siquiera información sobre la masacre.

Como se recordará, la Masacre de Los Guáimaros produjo un desplazamiento masivo de las familias de los corregimientos de Corralito y San José del Peñón, en la zona rural de San Juan Nepomuceno.

Hoy, catorce años después de los luctuosos sucesos, cuando soplan vientos de paz en todo el país, entre los familiares de las víctimas renace la esperanza de que ahora sí se conocerá la verdad.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial